Murió Blanco Soler, director de la Academia de Bellas Artes

El arquitecto Luis Blanco Soler, director desde enero de 1983 de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, murió en Madrid sobre las siete de la mañana de ayer, de un infarto de miocardio, a los 93 años, según informaron académicos de dicha institución. En la mañana de hoy, sus restos mortales se trasladarán a la sede de la Academia, en la calle de Alcalá, 13, de Madrid, y a las 11.00 se celebrará una misa. Posteriormente, el cuerpo será incinerado.La trayectoria profesional de Blanco Soler tiene en Madrid su principal exponente. Perteneciente a la promoción de la Escuela de Arquitectura de 1918, fue autor de la Fundación Del Amo, destruida durante la guerra y considerada por algunos de sus colegas como su obra maestra, y participó junto a Rafael Bergamín en la construcción de las barriadas El Viso y Residencia; posteriormente colaboró en el proyecto de la Embajada británica. Otras obras suyas son el hotel WeIlington y varios de los edificios de los grandes almacenes El Corte Inglés (en Madrid, los de Preciados, Goya y Castellana). Era miembro de la Fundación Ramón Areces y del Instituto de España.

Tras conocerse la muerte del director de la Academia, se reunió ayer la comisión de administración, órgano de gobierno de la entidad. Según informó el también arquitecto Luis Cervera, se decidió en dicho encuentro que hasta el momento de la elección del nuevo director, presida uno de los miembros más antiguos, el compositor Joaquín Rodrigo.

Sesión necrológica

El próximo lunes habrá una nueva cita de la comisión y luego se celebrará la sesión ordinaria, que, tras ser leída el acta de la anterior, se levantará, en señal de duelo, hasta el lunes siguiente. Será entonces cuando, en la llamada sesión necrológica, se celebrará una misa y los académicos que lo deseen pronunciarán una oración, aparte de la institucionalizada, que será dicha por el secretario general, Enrique Pardo Canalís.El arquitecto y académico Luis Moya consideró ayer a Luis Blanco Soler como "una personalidad importante" dentro de la arquitectura española. Moya recordó el edificio destruido de la Fundación Del Amo como modelo de su arquitectura, "de una técnica extraordinaria. Este edificio conjugaba la modernidad con una gran delicadeza de toque neoclásico".

Blanco Soler sucedió en la Academia de Bellas Artes, en la que ingresó en 1973, a Secundino Zuazo, arquitecto al que dedicó su discurso de ingreso, titulado Zuazo y su tiempo. Curiosamente, Blanco Soler fue autor del edificio de El Corte Inglés situado donde concluyen los Nuevos Ministerios, de Zuazo.

El escultor y académico José Luis Sánchez citó ayer la discreción como rasgo principal del carácter de Blanco Soler. Sánchez dijo que, como presidente de la Academia, el director fallecido apostó por "gente renovadora y revitalizó la institución". Añadió que el día antes de morir Blanco Soler desarrolló una actividad normal que incluyó una comida de trabajo. El musicólogo y académico Federico Sopeña dijo sobre el entusiasmo de Blanco Soler como director de la Academia: "Iba a ella todas las mañanas, como quien va a la oficina".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0029, 29 de enero de 1988.