Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cifras para todos los gustos

Las cifras sobre crecimiento económico presentadas por el Banco de España difieren sustancialmente de las publicadas hace pocos días por el Partido Socialista Obrero Español (PSOE). Las magnitudes están en línea con las últimas estimaciones realizadas por el Ministerio de Economía, y se teme que diferirán con las que el Instituto Nacional de Estadística (INE) tiene que avanzar dentro de algunas semanas.El Banco de España da una cifra de crecimiento del 4,5%, ligeramente inferior a la última estimación de Economía, que hablaba de un a cifra algo superior como crecimiento del producto interior bruto (PIB), y medio punto por debajo de 10 estimado por el PSOE, que ha elevado hasta el 5% la tasa de crecimiento. En este sentido, para algún ministerio el crecimiento económico puede ser incluso superior al 5%, en función de sus propias cifras y de las previsiones que tiene del resto de la actividad.

Pero los únicos que por ahora han presentado un cuadro macroeconómico completo son el Banco de España y el PSOE. Y ninguna de sus cifras coincide. Las cifras del partido socialista son más altas en todos los epígrafes que las del Banco de España, que de todas formas señala en su informe que están calculadas con los datos de los nueve primeros meses y que de alguna forma reconoce implícitamente que pueden tener que revisarse al alza a medida que vayan conociéndose.

La crisis producida a mediados de octubre en las distintas bolsas de valores apenas incidirá en el crecimiento de 1987, no así en 1988, según la autoridad monetaria. Ello hace que no se pueda explicar por este concepto la disparidad de las magnitudes.

Esta disparidad apenas preocupa, pero sí la que puede surgir cuando el INE haga público su avance. La revisión al alza del crecimiento económico estimado por Estadística para 19,86 -hasta acercarse bastante a la previsión que en su momento hizo el Banco de España, que fijó en un 3,3% el aumento del PIB de ese año puede hacer, según fuentes del Banco de España, que la tradicional discrepancia entre el Instituto Nacional de Estadística y el banco emisor se acreciente este año de nuevo.

Por ello precisamente el Banco de España ha preferido mantener una postura conservadora a la hora establecer su previsión sobre el crecimiento económico. El 4,5% anunciado, aunque se sepa que muy posiblemente la cifra es superior, estará más cerca de lo que finalmente avance el INE.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 18 de enero de 1988