Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un diputado cántabro acusa a Hormaechea de extorsionarle para conseguir su voto

Manuel Rotella, diputado regionalista, ha acusado al presidente del Consejo de Gobierno de Cantabria, Juan Hormaechea, de presionarle e intentar extorsionarle por vía empresarial para asegurarse su voto. Rotella es un destacado industrial de Torrelavega, cuya alcaldía ocupó durante algún tiempo en las rifas del partido socialista. Tales manifestaciones las hizo en el curso de un almuerzo ante los trabajadores de su empresa, dedicada a la construcción y los tendidos eléctricos.

El Partido Regionalista, al que ahora pertenece, tiene cinco escaños en la Asamblea regional. Alianza Popular tiene 19, 2 el CDS y 13 los socialistas.Según Rotella, Hormaechea no ha escatimado medios para conseguir su voto, y afirmó: "Yo no he querido moverme de mi sitio porque mi honestidad política es sagrada para mí. Otros ciudadanos de esta región han soportado presiones similares, coacciones propias de una persona que ha confundido una presidencia democrática, conseguida por los votos de un Parlamento, con una presidencia dictatorial en la que cualquier procedimiento es válido".

El industrial afirma su negativa a "ser utilizado" y a que un presidente de Gobierno utilice una institución para elaborar una estrategia que parece tener en el chantaje, en el "si cedes, te doy", su arma.

Recientemente, el Ayuntamiento de Santander rechazó una licencia presentada por Rotella para la construcción de 200 viviendas en un solar de la zona portuaria que aquél adquirió por varios cientos de millones de pesetas. En la actualidad hay planteado un conflicto de competencias entre el Ayuntamiento, Junta del Puerto y diputación regional en torno a la remodelación de la zona portuaria. Ayuntamiento y Junta del Puerto negocian desde hace tiempo esta cuestión.

Declaraciones de Hormaechea

Rodeado por todos sus consejeros, el presidente Hormaechea convocó, en la tarde de ayer, a los periodistas para desmentir las acusaciones de Manuel Rotella. "Yo no he pedido", dijo, "nunca el voto a nadie, ni siquiera al señor Rotella antes de la nominación"; admitió que ahora, desde la presidencia del consejo de Gobierno, lo que ha hecho es dirigirse a todos los grupos políticos representados en la asamblea, excepto al PSOE, para pedirles su apoyo "no a mi persona, sino a la política que necesitamos desarrollar porque en Madrid se precisa una mayoría en la solicitud de un programa".Hormaechea, por su parte, acusó a Rotella de que siendo alcalde de Torrelavega se había adjudicado a sí mismo licencias de obra que la corporación anterior había rechazado, "ignoro por qué causas, si por ser aceptables o no serlo. Ahora lo que está haciendo es poner una vela a Dios y otra al diablo".

Hormaechea aseguró que no le van a faltar votos en la diputación si se despliega la imaginación y capacidad de gestión. "De lo contrario, pasaremos a la oposición con toda tranquilidad".

El presidente del Grupo Popular, José Luis Vallines, dijo, por su parte, que las declaraciones de Rotella están aparentemente marcadas dentro de un contexto político. "Las analizaremos debidamente", dijo, "para deducir qué procedimientos judiciales se pueden seguir. Ganai no nos van a faltar para procede contra el autor de unas declaraciones que implican graves juicios de valor".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 21 de diciembre de 1987