Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CITA EN WASHINGTON

Nueva 'cumbre' es Moscú la próximo primavera

Ronald Reagan y Mijail Gorbachov anunciaron ayer, al término de su tercera cumbre, que los dos países negociarán un acuerdo de reducción de armas estratégicas con la intención de firmarlo en Moscú la próxima primavera en una nueva cumbre. Los dos líderes calificaron los resultados de los tres días de reuniones de "éxito" político, a pesar de que no resolvieron el problema de la guerra de las galaxias ni se ha fijado una fecha para que las tropas soviéticas abandonen Afganistán.Reagan y Gorbachov han dado instrucciones a sus negociadores en Ginebra para que preparen un tratado START basado en el cumplimiento del acuerdo ABM de misiles antibalísticos. Esta fórmula, a negociar, salvaría el escollo de la iniciativa de defensa estratégica (SDI). Sin embargo, a última hora se mantenía cierta confusión sobre los resultados reales de la cumbre. A la hora de transmitir esta crónica se desconocía la valoración final del presidente, esperada en un discurso televisado que debía dirigir Reagan al país a las tres de la madrugada (hora peninsular española).

Gorbachov en una conferencia de prensa antes de regresar a Moscú, en la madrugada del viernes, afirmó que se: abre una nueva e importante fase en la situación mundial y en las relaciones entre EE UU y la URSS.

Pasa a la página 3

Más información en las páginas 2 a 6

Salir a la calle

La 'guerra de Ias galaxias' impide avanzar en la reducción de armas estratégicas"

Norteamericanos y soviéticos pararon ayer el reloj de la cumbre, retrasando en noventa minutos la cuarta entrevista Reagan-Gorbachov. El objetivo, dar tiempo a sus ministros de Exteriores para presentar a sus respectivos líderes las últimas posiciones alcanzadas en la larga noche de trabajo por los expertos que acudieron a la casa Blanca y a la embajada de la URS S respectivamente. Shultz se había entrevistado antes, durante 45 minutos, con Shevardnadze en la Embajada soviética. Este retraso fue interpretado inmediatamente corno una buena señal, que refleja el esfuerzo por presentar a la opinión pública mundial un nuevo paso, que vaya más allá de la firma del tratado INF. EE UU, como signo de buena voluntad, anunciaba a media mañana la suspensión de lanzamiento de misiles nucleares de un submarino Trident, programados para ayer.Posteriormente, el hombre que llegó a la presidencia para poner coto al comunismo y que quiere retirarse abriendo una nueva distensión, celebró en un almuerzo de trabajo, su quinto y último encuentro con el político reformista que está decidido a cambiar la sociedad y la economía de la URS S. Los tres días de la cumbre le han servido a Reagan para superar el escándalo Irangate y relanzar su popularidad por encima del 60%, anunció ayer la Casa Blanca.

Gorbachov inició su última jornada en EE UU con un desayuno con el vicepresidente George Bush. El dirigente del Kremlin, que parece apostar porque el siguiente ocupante de la Casa Blanca será republicano, hizo un aparte el miércoles con el senador Robert Dole y le deseó suerte en su campaña.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 11 de diciembre de 1987

Más información