Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un juez francés ordena la detención del subcomisario Amedo por su presunta relación con los GAL

Christophe Seys, juez de instrucción en la localidad vascofrancesa de Bayona, dictó ayer una orden de busca y captura contra José Amedo, subcomisario de la policía española, al considerarle relacionado con personas que han realizado atentados terroristas en Francia contra refugiados vascos. Precisamente ayer un supuesto miembro de los Grupos Antiterroristas de Liberación (GAL) declaró ante la Audiencia de Pau que existe gran parecido físico entre Amedo, del que le fue mostrada una fotografía, y la persona que en Irún (Guipúzcoa) le encargó realizar un atentado.

Pierre Frugoli, un mercenario de los GAL acusado de la muerte de cuatro exiliados vascos, admitió ayer ante la Audiencia de Pau (Francia) un gran parecido entre el subcomisario español José Amedo y la persona que le encargo realizar una acción terrorista en Bayona. Las víctimas, José María Etxaniz Maiztegi, Agustín Irazustabarrena Urruzola, José Echaide Ibarguren e Ignacio Astiasuizarra Pagola, fueron acribilladas a balazos en el bar del hotel Mombar, en la calle Paneccau, de Bayona, el 25 de septiembre de 1.985. El otro acusado, Lucien Mattei, niega su participación en los hechos.[El nombre de José Amedo subcomisario del Cuerpo Nacional de Policía destinado en Bilbao, ha sido relacionado con acciones de los GAL, a raíz de la detención en Francia de Paulo Fontes, un súbdito portugués que fue detenido tras cometerse un atentado en San Juan de Luz, en el que resultó herido el su puesto miembro de ETAm Juan Ramón Basañez. El portugués facilitó a los jueces franceses informaciones sobre la conexión portuguesa de los GAL. Sus declaraciones permitieron la detención en Lisboa de Jean Philippe Labade, jefe de uno de los grupos de los GAL, y otros cuatro mercenarios de origen luso, condenados recientemente en su país por "adhesión a organización terrorista", quienes llevaron a cabo dos atentados en febrero de 1986 en el sur de Francia -bar Baztoki y Consolation-. Las declaraciones de algunos miembros del grupo apuntan a Amedo como el organizador de estas acciones terroristas bajo órdenes de España. La orden de busca y captura internacional está relacionado con los atentados de febrero de 1986 y no con el atentado contra el Monbar, cuyo juicio se inició ayer].

Amedo nunca había sido citado durante la instrucción del caso Mombar. El mercenario Frugoli, que admite haber participado en la matanza por dinero, había relatado en varias ocasiones desplazamiento a España, en compañía de Mattei, tres días antes del atentado, para recibir instrucciones de un tal Francis que le reclutó en un bar del puerto de Marsella, y de otra persona llamada Miguel. Éste último hablaba perfectamente francés, según el testimonio de Frugoli.

Las abogadas de la acusación particular sospechan que Miguel puede tratarse de -otro policía español, Miguel (o Michel) Domínguez, de ascendencia francesa Domínguez trabajó a las órdenes de Amedo en Bilbao. En la actualidad se encuentra destinado en Madrid. A la reunión habría asistido también, siempre según Frugoli, el otro mercenario que disparó contra los exiliados vascos en el Mombar.

A media tarde de ayer, cuando estaba declarando el comisario Boslé, que dirigió los primeros interrogatorios de los dos acusados, la abogada Christianne Fandó, representante de la acusación particular, pidió al presidente de la Audiencia que le fuera mostrada a Frugoli la foto grafia de una persona. La letrada preguntó al acusado si conoce al hombre de la foto, el subcomisario español José Amedo.

Frugoli, después de consultar a su abogado, admitió que la persona del retrato "se parece mucho" al acompañante de Miguel en la reunión de Irún. A preguntas de la abogada, reafirmó, en contra de lo que había mantenido hasta ahora, que en aquel desayuno de trabajo de Irún había una quinta persona. El presidente de la Audiencia ordenó inmediatamente la incorporación de la fotografía del subcomisario Amedo a los documentos del sumario y pidió que la prueba efectuada conste en acta.

La letrada Fandó anunció, nada más interrumpirse la sesión hasta la mañana de hoy, que solicitará la apertura de un nuevo procedimiento judicial para determinar las responsabilidades de Amedo en el múltiple asesinato del Mombar.

La abogada ya había intentado esclarecer el papel del subcomisario español a raíz de las primeras informaciones periodísticas sobre sus presuntas relaciones con los GAL, y en particular, su coincidencia con Frugoli y Mattei en el hotel Orly, de Sm Sebastilán, los tres días anteriores al atentado. El juez no autorizó la reapertura del sumario, cuya instrucción había concluido en enero pasado.

Mattei, de 43 años, y Frugoli, de 24, tienen antecedentes penales. Según ha confesado el segundo, fueron captados para los GAL por un tal Francis en el bar La Samaritaine, de Marsella, cuando discutían de su apurada situación económica. Francis terció en la conversación y les indicó que el problema podría solucionarse.

"Nos habló del terrorismo y todo eso", relató ayer Frugoli ante la Audiencia. La oferta concreta era dinero a cambio de la "eliminación física" de algunos "terroristas vascos". El salario consistía, según Frugoli, en 200.000 francos (unos cuatro millones de pesetas) por cada atentado y 100.000 más (dos millones de pesetas) por cada objetivo que resultara muerto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 1 de diciembre de 1987

Más información

  • Un mercenario declara ante un tribunal de Pau el parecido físico del policía español con quien le contrató