ELECCIONES EN TURQUÍA

134 penas de muerte pendientes

Hace unos días, Ozal dejaba perplejo a un grupo de enviados especiales extranjeros cuando aseguraba que el Parlamento examinará las 134 penas de muerte pendientes, aprobará algunas y conmutará el resto por 30 años de prisión. El primer ministro reabría así un informe que, según uno de sus más próximos asesores, Adnan Kahveci, estaba cerrado. Para Kahveci, la pena de muerte no existe en la práctica, ya que su aplicación exige la autorización del Parlamento, e incluso el silencio de éste basta para su conmutación automática. Desde el golpe se ha ahorcado a 50 personas en Turquía, a 26 de ellas por delitos políticos (de ellas, a dos en octubre de 1984, ya durante el mandato de Ozal).Abolir la pena capital exige una revisión de la Constitución. Es lo que se propone hacer el socialdemócrata Erdal Inonu si llega al poder. Además de abolir esta "tortura de Estado", el hijo del que fue fiel compañero de Ataturk, Ismet Inonu, promete una amnistía general, a la que Ozal también se opone.

Más información
Libertad vigilada

Es difícil saber el número de presos políticos que hay actualmente en Turquía, pero es seguro que son muchos miles, casi todos ellos por delitos cometidos antes de 1980. Amnistía Internacional asegura que desde la implantación de la ley marcial, en 1978, se han dictado 48.000 sentencias (incluyendo 500 a muerte). La situación mejora, pero el análisis de este capítulo en la sede de la CE contribuirá sin duda a que no se dé prisa en recomendar la aceptación de Turquía como miembro del club de los doce.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS