Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GENTE

Francisco Amarillo,

consejero de Agricultura de la Junta de Extremadura, es "corno la Cicciolina, pero de caínpo". Así, al menos, lo considera el parlamentario extremeño del Grupo Popular Isidoro Hernández Sito, para quien Francisco Amarillo "ha demostrado no tener la más mínima inoral", aunque no enseñe las tetas. Hernández Sito, el parlamentario con mejor humor de la Asamblea de Extremadura, representante en su día de lo que él mismo calificaba como "el sector laico del Partido Demócrata Popular", asegura que Amarillo "dice una cosa en los despachos y luego se olvida de lo que dijo". "No tiene la más mínima vergüenza política, como la Cicciolina, vamos", ha añadido.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 27 de noviembre de 1987