Los bancos de Bilbao y Español de Crédito inician, un proceso acelerado de fusión

El Banco de Bilbao, cuarto del país en recursos ajenos , ha iniciado negociaciones con Banesto, segundo en el mismo ranking, para fusionarse en un solo grupo financiero. La primera medida ha consistido en la petición del presidente del Bilbao, José Ángel Sánchez Asiaín, de que se suspenda a partir de hoy la cotización en bolsa de ambas entidades para evitar la especulación. La operación será una fusión por absorción, en la que el pez chico, el Bilbao, se comería al grande, Banesto. La negociación cuenta con el visto bueno de Felipe González, de Carlos Solchaga y de Mariano Rubio.

José Ángel Sánchez Asiaín, presidente del Banco de Bilbao, puede ver convertida su filosofía en realidad. El banquero ha sido hasta ahora el más decidido promotor de las fusiones bancarias para evitar que, a partir de 1992, las entidades europeas, mucho más grandes, absorbiesen a las españolas. Esta filosofía ha sido adoptada como propia por el Gobierno, y entre su presidente, Felipe González; el ministro de Economía, Carlos Solchaga; el gobernador del Banco de España, Mariano Rubio, y el propio Sánchez Asiaín se ha diseñado una operación que ni los más aventurados se habían atrevido a pronosticar: el Banco de Bilbao absorberá Banesto mediante una oferta pública de adquisición de acciones (OPA), cuyas condiciones todavía se desconocen.El banco resultante de la fusión pasaría a ocupar entre el puesto 25 y el 30 del ranking de las 100 primeras entidades financieras europeas y alrededor del puesto 70 en el ranking mundial, con unos activos que superarían los 44.000 millones de dólares (más de cinco billones de pesetas) y 35.000 millones de pasivo.

Para impulsar este proceso de concentración bancaria, el Gobierno cuenta con una normativa, incluida en los presupuestos del Estado vigentes, que regula las fusiones empresariales y contempla para ellas determinadas ventajas fiscales. La operación dei fusión era desconocida ayer per los ministros que forman parte de la Comisión Delegada para Asuntos Económicos (excepto Solchaga) y por la mayoría de los altos cargos de la Administración (a excepción de los secretarios de Estado de Economía y de Hacienda, Guillermo de la Dehesa y José Borrell, respectivamente), hasta que una nota del banco de Bilbao la hizo pública. Por otra parte, el pistoletazo dado por el Bilbao acelerará, sin duda, otros planes de parecido alcance. La compra de acciones por parte del grupo March en los bancos Hispano Americano y Popular es un ejemplo de ello. El Consejo de Administración del Popular, para evcitarlo, ha decidico aumentar su particiopación en el capital.

La operación fue anunciada por el Banco de Bilbao pocas goras anteas de una comparecencia de los máximos dirogentew de Banesto (López de Lerona, consejero delegado, y Mario Conde Juan Abelló, vicepresidentes) ante la Agrupación de Periodistas de Información Económica (APIE), prevista para el mediodía de hoy. Esta reunión fue desconvocada apresuradamente a última hora. El día de ayer fue febril en conversaciones: Letona almorzaba con Asiaín y estaba prevista una cena de Conde y Abelló con Emilio Ybarra, consejero delegado del Bilbao. A las dos de la madrugada terminó la reunión de la Comisión Ejecutiva de Banesto sin que emitiese ningún comunicado.

Páginas 65 a 67 Editorial en la página 14

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS