Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tres cadáveres y un suicidio estremecen a Argentina

Seis oficiales de la Policía Federal detenidos -uno de ellos, suicidado en su celda al día siguiente de ser detenido-, los huesos de tres cadáveres que corresponden a personas secuestradas hace años y un anciano criminal de guerra nazi descubierto el viernes por la noche son los ingredientes del cóctel de horror que bebe por estos días la sociedad argentina.Detrás se levanta, ominosa, la memoria de la dictadura. La policía de todo el país estuvo, entre 1976 y 1983, bajo el control del Ejército de Tierra, que conducían generales como Ramón Camps, Guillermo Suárez Mason y el propio Jorge Videla, condenado ahora a prisión perpetua.

Las bandas clandestinas de represión se denominaban grupos de tareas. En realidad, la tarea secuestrar y hacer desaparecer los cuerpos de unas 30.000 personas- se cumplió en poco tiempo. A partir de 1978, la inactividad provocó el ocio creativo de los que se creían impunes. Las bandas resolvieron entonces actuar en contra de los mismos empresarios que las contrataron para protegerse de la guerrilla. Se dedicaron entonces a secuestrar y pedir rescates por ellos (Osvaldo Sivak, Benjamín Neuman, entre otros) o por sus familiares, como Eduardo Oxenford, de 26 años -cuyo cadáver fue encontrado ayer-, hijo de un ex ministro de Industria durante la dictadura, secuestrado y asesinado después de que se pagara su rescate en 1979.

El coraje personal del juez federal Martín Irurzún, al que se sumaron luego otros magistrados, fue apartando amenazas y cadáveres del camino hasta llegar al centro de poder que desde hace años controla el narcotráfico, los secuestros con extorsión y el tráfico de armas. Han caído ya seis oficiales de la Policía Federal y han aparecido los cadáveres de Sivak, Neuman y Oxenford.

El suboficial Alberto Caeta, detenido el jueves por la tarde, murió el viernes en su celda del departamento central de la Policía Federal, antes de ser citado a declarar por el juez. Según la policía, tras confesar el asesinato de Oxenford, "se ahorcó" con una venda elástica que le cubría el pecho, pues "se golpeó cuando fue detenido".

A medianoche del viernes (madrugada de ayer en España), la policía detuvo en la provincia de Córdoba a Joseph Franz Leo Schwammberger, de 75 años, ex oficial de las SS (policía secreta nazi) que huyó de Austria en 1948 con la colaboración de la organización Odessa.

Guetos de Polonia

Había encontrado cómodo refugio en Argentina, pese a existir una orden de captura en su contra desde 1973, remitida por un tribunal de guerra de Stuttgart (RFA). Schwammberger fue, según las denuncias en su contra, el responsable de "miles de asesinatos por motivos raciales" en los guetos de Polonia bajo la ocupación nazi.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 15 de noviembre de 1987

Más información

  • Detenido en Córdoba un criminal de guerra nazi buscado por la RFA