Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El jefe de información ignoraba la 'ley de silencio'

El presidente de la pontificia comisión para las comunicaciones sociales y de la comisión informativa del sínodo, el norteamericano John Floey, manifestó ayer públicamente que se enteró de la decisión de no informar sobre los debates sinodales a los medios de comunicación cuando ésta ya estaba tomada por los coordinadores de los 12 círculos menores. La afirmación del arzobispo estadounidense desmiente oficial y categóricamente informaciones surgidas en medios próximos a Comunión y Liberación, que atribuían el silencio a dos de los cardenales más abiertos que existen en este sínodo: el inglés Hume y el brasileño Lorscheider.Las declaciones de Floey fueron hechas en la conferencia de prensa que cerró informativamente el sínodo. Allí se puso nuevamente de relieve la existencia de sensibilidades distintas. Mientras para algunos periodistas el tema de la mujer había sido marginado, para los participantes en la asamblea vaticana había sido ampliado, ya que en los textos finales no se limita a hablar solamente de los ministerios y de la participación litúrgica sino que se hace un tratamiento más genérico sobre la persona humana. Nadie negó, sin embargo, que uno de los momentos de mayor debate se produjo precisamente a raíz de este tema.

Entre los padres sinodales hay quien no pensaba de manera muy distinta a la de la Prensa, como el obispo de Milwaukee, monseñor Weakland, quien declaró: "El problema es volver y explicar a la gente que el sínodo no ha decidido nada, sobre todo después de consultar a más de 200.000 personas". Ésto será difícil que lo entienda la mentalidad norteamericana, según el obispo, quien añadió que el tema de la mujer ha sido tratado muy genéricamente. "Aunque quizá mejor así y dejar que cada conferencia episcopal decida por su cuenta", agregó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 31 de octubre de 1987