Tribuna:EL OMBUDSMANTribuna
i

Cartas al Director

El corresponsal de este periódico en Bruselas, Ignacio Cembrero, cubrió como enviado especial las últimas elecciones generales danesas (ver EL PAÍS de los días 7, 8 y 10 de septiembre de 1987). Un lector, Carlos A. Villanustre, desde Copenhague, envió una misiva, que se publicó en Cartas al Director el 13 de octubre, en la que señalaba cinco equivocaciones aparecidas en las crónicas de Cembrero. La publicación de la carta se hizo sin consultar con el corresponsal, quien ahora responde a través del ombudsman para aclarar a los lectores que no hubo tales equivocaciones: "Cuatro de las cinco críticas formuladas contra mí están equivocadas, y sólo en una tiene el autor de la carta parcialmente razón. Es cierto que en mi primera crónica electoral el nombre de un partido político aparece incompleto en danés [se le menciona con el nombre de Venstre, no precedido de la palabra Radikale], pero sí está la traducción completa y correctamente escrita en castellano [radical-liberales]".En cuanto al resto de las equivocaciones señaladas por el lector, Cembrero reafirma lo publicado en sus crónicas: Hay desideologización en la vida política danesa. No es equivocado hablar de partidos de izquierda o derecha cuando se refiere a Dinamarca, puesto que así son denominados por la Prensa internacional (La Stampa, Le Monde, Wall Street Journal, Financial Times). El líder del Partido Progresista, Mogens Glistrup, sí estuvo cuatro años en la cárcel, y no uno, como señala el lector. Y, por último, el Partido del Rumbo Común sí está considerado como "de tendencia comunista", "comunista", "orientado hacia el comunismo" y "de extrema izquierda", según agencias y periódicos de otros países.

Cembrero se lamenta de que no es ésta la primera ocasión en que en Cartas al Director se contradicen sus informaciones con datos inciertos que hacen dudar al lector sobre la fidelidad de las informaciones de este corresponsal: "En los ocho años largos que llevo en el periódico es la tercera vez que aparecen cartas rectificando datos o hechos que figuran en mis crónicas, y en las dos ocasiones anteriores disponía de pruebas escritas que desmentían a los firmantes de las cartas y a pesar de mis protestas nunca conseguí publicar. A principios de 1984, un oficial de la Marina española sostuvo que las características técnicas del acorazado norteamericano New Jersey, que por aquellas fechas patrullaba frente a las costas de Líbano, eran erróneas, cuando habían sido extractadas de un folleto del Pentágono que me había sido entregado a bordo del barco. En mayo de 1985, el entonces secretario de Estado de Comercio, Luis de Velasco, abría la sección de Cartas al Director asegurando que su prevista visita a Egipto acompañando a Fernando Morán, que finalmente no tuvo lugar, nunca había sido anunciada, cuando figuraba en el programa oficial de la estancia del ministro español difundido por el Ministerio de Asuntos Exteriores egipcio y en otro oficioso elaborado por la Embajada de España. En este caso, Velasco rectificaba nada menos que un editorial titulado Reencuentro con Egipto e íntegramente escrito por mí, y al publicar su supuesto mentís se ponía directamente en duda la credibilidad del periódico".

Los problemas que se crean desde hace años en torno a esta importante sección del periódico, Cartas al Director, han sido tema importante tratado en la reunión del pasado viernes 23 de octubre entre el comité de redacción y la dirección del periódico. En el comunicado posterior se informa: "El comité denunció que se siguen publicando cartas sin consultar al redactor implicado, cartas con errores y cartas con firmas falsas. El director anunció que la sección de cartas se ampliará con más periodistas para evitar estos problemas".

Un lamentable error

En el crucigrama de EL PAÍS del pasado día 16 de octubre, los lectores debían colocar (en 12 verticales) la palabra de seis letras que correspondiese a "alimañas o mujeres". La solución era "zorras". Numerosos lectores, asombrados (también indignados) ante esta solución, han protestado. Según el Diccionario de la Lengua Española, alimaña es: "Animal perjudicial a la caza menor, como la zorra, el gato montés, el milano, etcétera". Y entre las definiciones de zorra el diccionario señala a "la prostituta, mujer pública". El ombudsman investigó sobre tan lamentable error, y pudo comprobar que no hubo un fallo de talleres; no se eliminó ninguna palabra por motivos de ajuste en el texto enviado por el colaborador, Peko, que a diario realiza el crucigrama. El autor del pasatiempo, sorprendido porque no leyó el periódico donde aparecía este trabajo, se disculpa por lo que considera el más tremendo y grave error en los 11 años de colaboración: "Estoy apenado. Nunca se me ocurriría poner eso. Está claro que quise poner ciertas mujeres. Es culpa mía, y se me pasaría al escribir. Un error totalmente involuntario. Lo siento profundamente, es una omisión lamentable. No puedo justificarlo de otra forma. Evidentemente, no era mi intención".

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 24 de octubre de 1987.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50