Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La víctima había, abandonado Bilbao por miedo a las bombas de ETA

"Se fue de Bilbao por el miedo que tenía de las bombas de ETA, y ha tenido que ser una bomba la que le haya matado aquí", comentó indignada una amiga de Emilia Aldomá frente al edificio del juzgado de Les Borges Blanques, en el que explosionó ayer la bomba colocada por los terroristas de Terra Lliure.Emilia, de 62 años, era viuda y tenía tres hijos, aunque ninguno de ellos reside en Les Borges Blanques. Durante 15 años vivió en el País Vasco, y en repetidas ocasiones había comentado su temor al terrorismo. Hace 30 años, su marido, Ramón Vilafranca, tuvo que trasladarse a Bilbao por motivos laborales. El esposo falleció hace unos años en un accidente de circulación, y ella decidió regresar a la localidad leridana en que había nacido.

La víctima del atentado de ayer vivía sola en la casa en la que ha muerto, aunque solía recibir a menudo la visita de sus hijos. En el momento de la explosión estaban alojadas en su casa dos de ellos, con motivo de la fiesta mayor de la población. Una de las hijas de Emilia tenía previsto trasladar próximamente su residencia a Les Borges Blanques por haber sido destinado su marido a una oficina bancaria de esta localidad.

El entierro de Emilia Aldomá se celebrará hoy. En el Ayuntamiento ondean desde ayer las banderas a media asta, con crespones negros en señal de duelo. La víctima era una persona muy conocida, tanto en Les Borges Blanques como en Lérida, donde tenía numerosos vínculos familiares.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 11 de septiembre de 1987