La CE investigará las cadenas de montaje japonesas en la Comunidad

La Comisión Europea ha decidido estrenar su nueva arma al iniciar una investigación en la infracción de la legislación antidumping por varias cadenas de montaje de balanzas y máquinas de escribir eléctricas japonesas instaladas en la Comunidad Europea (CE), según fue anunciado ayer en la capital belga.

El valor añadido del producto montado en Europa era mínimo, como también lo era el número de empleos generados por estas fábricas. Pero aun así, su inclusión en la legislación comunitaria antidumping suscitó las protestas de Tokio, cuyo Gobierno amenazó con solicitar un arbitraje del Acuerdo General sobre Aranceles y Comercio (GATT).

A petición de la industria europea del sector, el órgano ejecutivo europeo investiga ahora la situación de las fábricas de reciente creación donde son montadas balanzas por la empresa Tokyo Electric (TEC), filial de Toshiba, y máquinas de escribir por Brother, Canon, Sharp, Toshiba, Matsushita y Silver Selko.

Los industriales comunitarios aseguran que estas cadenas de montaje, con un volumen de negocio de 12.500 millones de pesetas, emplean, por ejemplo, tan sólo 120 personas, cuando para llevar a cabo una producción de esa índole es necesario contratar a un número de trabajadores 10 veces superior.

Si el ejecutivo europeo considera que las mencionadas empresas infringen la legislación antidumping, la venta de las balanzas será sancionada con una tasa que encarecerá su precio en un 20,6%, y la de las máquinas de escribir oscilará entre un 21% y un 35%. Estos porcentajes corresponden con el de la tasa antidumping que penaliza, desde 1985 y 1986, la importación en la CE de máquinas de escribir y de balanzas japonesas.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS