_
_
_
_

El pintor Marc Chagall, reconocido oficialmente por las autoridades como artista soviético

Se inaugura una exposición retrospectiva sobre el creador considerado durante décadas como extranjero

Una de las principales figuras del arte del siglo XX, Marc Chagall, francés de adopción, será reconocido póstumamente como artista soviético. Una gran exposición retrospectiva de la obra de Chaga´ll se inaugura mañana en el museo Pushkin de Moscú en conmemoración del primer centenario de su nacimiento. Chagall nació en 1887 en Vitebsk, un pueblo a las orillas del Dvine. En 1922 se instaló en Francia definitivamente. Durante el estalinismo, sus obras en museos soviéticos fueron guardadas en depósitos. Las pocas que se exhiben actualmente en su país natal están catalogadas entre las de artistas extranjeros.

Más información
Viejos hábitos

La exposición retrospectiva de la obra de Marc Chagall, que se inaugura mañana en el museo Pushkin de Moscú, presentará 80 pinturas y 200 obras gráficas provenientes de museos soviético, franceses y colecciones particulares, e Incluye varias creaciones no expuestas anteriormente al público soviético. La muestra ha sido organizada por la familia del pintor y el Ministerio de Cultura soviético."Todo el mundo espera con impaciencia esta exposición", ha afirmado Valery Volkov, un artista soviético experto en Chagall Añadió que la oficialidad del mundo del arte en la Unión Soviética consideró a Chagall -quien pasó la mayor parte de su vida en Francia- como un artista francés, negando así las raíces de un hombre que durante casi un siglo exhibió la estampa de su Rusia natal.

Chagall, quien murió en su adoptiva patria francesa, en Saint-Paul-de-Vence, en marzo de 1985, se negó a visitar Vitebsk cuando volvió a la Unión Soviética en 1973, para una pequeña exposición de sus obras.

Chagall fue estudiante de arte en Vitebsk y San Petersburgo antes de viajar a París con una beca en 1910. Los cuatro años que pasó en Montparnasse con los artistas y poetas de la vanguardia le situaron en el camino del posterior renombre internacional.

Volvió a Vitebsk en 1914 en lo que se suponía iba a ser una breve visita, pero el estallido de la guerra le impidió volver a París. Después de la revolución bolchevique en 1917, Chagall fue nombrado director de la nueva escuela de artes de su ciudad. Para conmemorar el primer aniversario de la revolución, Chagall movilizó a la gente del pueblo para decorar toda la ciudad. El Estado le compró 12 cuadros y le dedicó una sala completa a sus pinturas durante una gran exposición en Leníngrado.

Al año siguiente, después de un altercado con el artista de vanguardia Kasimir Malevich, Chagall renunció a su puesto y se fue a Moscú. A pesar de su experimentación con el cubismo y otras técnicas abstractas, Chagall retuvo siempre las imágenes de Vitebsk en los trabajos que realizó después de su partida. Chagall diseñó varios escenarios para teatro en Moscú antes de partir definitivamente a Francia en 1922.

El aprecio oficial por su obra decayó, sin embargo, cuando el realismo fue proclamado la única forma correcta de arte durante la dictadura de Stalin. Los trabajos de Chagall que permanecían en la Unión Soviética fueron retirados a los almacenes. Actualmente, las únicas pinturas de Chagall que se exhiben en museos soviéticos están catalogadas entre las de artistas occidentales.

El semanario Ogonyok publicó: "Hubo un tiempo en que olvidamos a Chagall. Le consideramos un vanguardista y un emigrante". La agencia oficial soviética aludió a la nueva actitud hacia él.

"Hoy, el viento purificador del glasnost (transparencia) nos trae una imagen completa del trabajo creativo de este hombre, quien a pesar de su larga vida afuera no renunció Jamás a su patria natal", publicó.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por los mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_