Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA LUCHA CONTRA EL TERRORISMO

La policía atribuye a los miembros del 'comando Donostia' seis asesinatos en 10 atentados

JOSÉ LUIS BARBERÍA, La desarticulación de uno de los dos grupos del comando Donostia, de ETA Militar, supone un serio golpe a esta organización terrorista. Los presuntos activistas liberados detenidos ayer están acusados por la policía de haber asesinado a seis personas y haber causado graves heridas a otras ocho en un total de 10 atentados. Estas acciones fueron cometidas en los períodos que van desde octubre de 1980 hasta julio del año siguiente y desde agosto de 1985 hasta el día 7 de este mes, en que se produjo el ataque con granadas de carga hueca al Gobierno Militar de San Sebastián.

El comando estuvo, pues, inactivo, probablemente viviendo en Francia, durante cuatro años consecutivos, entre 1981 y 1985. Fuentes policiales aseguran que los liberados detenidos ayer componen uno de los dos grupos del comando Donostia y que actualmente no existe conexión alguna entre ellos. De acuerdo con estas fuentes, el comando Donostia habría sido reestructurado hace seis meses en dos grupos estancos, para evitar una caída colectiva.El comunicado oficial destacaba que "este es el comando al que se le han encontrado más explosivos hasta la fecha: 106 kilogramos de amonal, entre otros explosivos hallados en su poder, que suponen un poder destructivo equivalente a 212 kilogramos de Goma2".

Entre la larga relación de acciones presuntamente cometidas por los detenidos no figuran de hecho los secuestro perpetrados en la provincia; el reciente atentado de Oñate, que costó la vida a dos guardias civiles, o el atentado de octubre del año pasado, en el que perdió la vida el gobernador militar de Guipúzcoa, su mujer y uno de sus hijos.

Uno de los presuntos liberados detenidos ayer, Ignacio Erro Zazu, Pelos, escapó de la policía en marzo del pasado año, después del enfrentamiento en el que perdieron la vida otro presunto liberado de ETA Militar, Galarraga Mendizábal, Pototo, y un policía nacional que trataba de identificar a los dos supuestos terroristas.

Ensañamiento

Según datos facilitados entonces por la policía, Ignacio Erro huyó en un coche del que se apoderó a punta de pistola en el barrio de El Antiguo, de San Sebastián. Él y el resto de los presuntos integrantes del comando han participado, según la nota facilitada ayer por el Gobierno Civil de Guipúzcoa en él atentado contra una furgoneta de la Marina en el barrio donostiarra de La Paz, en noviembre de 1985, que costó la vida a dos marineros que cumplían el servicio militar e hirió a otros dos.

Una de las víctimas fue rematada en el suelo. El comunicado oficial del Ministerio del Interior señalaba que como destacable "el ensañamiento con que han realizado algunos atentados, como es el caso del marinero que hacía el servicio militar en San Sebastián, y que fue rematado cuando yacía en el suelo". Hace un mes, este grupo atentó con un coche bomba contra la policía en el barrio donostiarra de Loiola, y en enero del pasado año hirió gravemente a dos guardias civiles en Pasaia (Guipúzcoa).

Larga lista de acciones

La policía les acusa igualmente de haber ametrallado, en julio de 1981, a una patrulla de Tráfico de la Guardia Civil en Oyarzun (Guipúzcoa), uno de cuyos miembros perdió la vida, y de haber asesinado en abril de ese mismo año, en San Sebastián, a un teniente retirado del Ejército de Tierra, José Rodríguez Hernández. Asimismo, la policía les atribuye el atentado, en octubre de 1980, contra el vecino de Rentería Enrique Pozo, que resultó gravemente herido; del ametrallamiento en diciembre de, ese año de una patrulla de la Guardia Civil en Pasaia, con el resultado de dos heridos graves, y del asesinato en octubre de ese año, en San Sebastián, del teniente coronel de Ingenieros Lorenzo Motos Rodríguez.

Las últimas acciones del comando han sido el atentado en el barrio de Loyola de San Sebastián contra la policía, así como el atentado contra el Gobierno Militar de San Sebastián. Para esas acciones realizaron otras como robos de vehículos a punta de pistola.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 24 de julio de 1987

Más información

  • Duro golpe a la organización terrorista en San Sebastián