Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los 'sanfermines' empiezan hoy en Pamplona

Ocho corridas de toros con el prólogo de una novillada de lujo

Las tradicionales corridas de los sanfermines empiezan hoy en Pamplona con el prólogo de una novillada de lujo, como ya es habitual, en la qua alternarán Miguel Báez Litri, Rafi Camino y Raúl Zorita, que lidiarán reses del marqués de Domecq, de Jerez de la Frontera. Llegan estos toreros a Pamplona con gran cartel y hay mucha expectación por el festejo. El primer encierro tendrá lugar mañana y se correrán toros de Javier Arauz de Robles, ganadería que debuta en estos festejos sanfermineros. La feria continuará ininterrumpidamente hasta el próximo día 14, en el que se lidiará la corrida de Miura.

Todos los días, a las ocho de la mañana, tres cohetes anunciarán el comienzo de la carrera de los toros en dirección al coso, donde quedarán enchiquerados. Después, en el ruedo, el público tendrá ocasión de torear, quebrar o lo que pueda, vaquillas enfundadas. La Casa de Misericordia de Pamplona (MECA), que organiza los festejos en beneficio de sus obras asistenciales, anuncia que declina toda responsabilidad sobre los accidentes que pudieran sufrir los participantes en estos alardes.Las corridas empiezan a las seis y media de la tarde. Los carteles de toreros no son excesivamente llamativos -aunque algunas combinaciones están bien rematadas- pero lo que importa de la feria es el toro, que habitualmente sale en Pamplona con impresionante trapío.

La seriedad en la presentación del toro ha sido norma de la comisión taurina de la casa de Misericordia, que preside Eligenio Salinas. El encargado de estudiar las disponibilidades de toros con trapío en las ganaderías y proponer su adquisición es Miguel Criado, El Potra, uno de los más veteranos, expertos y finos ojeadores del ganado de bravo que existen en la actualidad. El Potra, sevillano, es una institución taurina y un eficaz colaborador de la MECA.

La comisión taurina decide finalmente las ocho ganaderías cuyos toros se correrán y lidiarán en los sanfermines, mientras todo el entramado organizativo y presupuestario de las corridas, encierros y festejos matinales menores que se organizan durante la feria lo dirige Ignacio Cía, secretario general de la Casa de Misericordia.

Los organizadores de los sanfermines son muy cuidadosos del prestigio de la feria y lo cifran principalmente en la seriedad del toro -grandes, bien armados, mucho respeto en conjunto-, mientras en la contratación de toreros no suelen transigir con las exigencias de los que están de moda si sus pretensiones económicas son excesivas, pues el objetivo principal de los festejos es obtener ingresos saneados para la obra asistencial.

Paradójicamente, el público que acude a la plaza no exige el toro que selecciona la Casa de Misericordia. El de sol, integrado por las peñas, pues tiene un modo distinto de entender la fiesta; él mismo es fiesta y espectáculo se divierte a su aire. El de sombra porque comparte su atención entre lo que cantan, dicen, hacen las peñas, y lo que sucede en el ruedo.

No es desacertado explicar que en sombra están los padres, en sol los hijos, y se contemplan con mutua ternura. En el fondo, los sanfermines, tan llenos de color, tan espectaculares y tan tradicionales, son una fiesta familiar. Y en lo que es lidia, con su circunstancia, a uno y otro sectores les basta con que el toro tenga una presencia aceptable y no se caiga y con que el torero sea valiente.

Una bronca en la corrida sanferminera es un terrible suceso en el que llueven sobre la arena mendrugos de pan, hielo, botes, cubos, cuanto tienen a mano los mozos de las peñas. Un triunfo, la apoteosis llevada a los límites del paroxismo. Y en ambos casos, estruendo de gritos, cánticos, golpear de pozales y cazuelas, charangas por docenas, cada cual con su música y a la vez, bombos percutidos por brazos de acero, clarinazos y saxofonazos a pleno pulmón. La corrida sanferminera, sobre todo, es estruendo.

Por eso algunos toreros cuando están en el ruedo en su soledad frente al torazo, tragándose los miedos, se preguntan por qué tan apabullante trapío si, con menos, el estruendo sería el mismo y más fácil conseguir que los mozos y sus mayores tuvieran mejor diversión.

Jurado de la feria

La feria de San Fermín es la feria del toro, y para estimular la mejor calidad del ganado, la comisión taurina de la Casa de la Misericordia de Pamplona tiene instituidos, desde hace muchos años, el premio a la mejor corrida en su conjunto -trapío, poder, bravura, nobleza- y el trofeo Carriquiri al toro más bravo.El jurado que ha de calificar el rendimiento de los toros y adjudicar los premios está formado por un representante de la Asociación de la Prensa de Pamplona; un representante del Colegio Oficial de Veterinarios de Navarra; un representante del Club Taurino de Pamplona. Asimismo son miembros de jurado, Antonio Purroy, ingeniero agrónomo, de Pamplona; Carlos Calleja, por los cronistas taurinos de Pamplona; Georges Dubos, por la Prensa francesa; Alfonso Carlos Saiz Valdivielso, cronista taurino; Juan Posada, matador de toros y crítico taurino de Radiocadena; Vicente Zabala, crítico taurino de Abc, y Joaquín Vidal, crítico taurino de EL PAÍS.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 6 de julio de 1987