Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La huelga de la comunidad árabe de Israel fue seguida masivamente

La huelga general de 24 horas convocada por el comité de coordinación de 46 municipios árabes en Israel fue masivamente seguida ayer en todo el país. Los talleres, comercios, escuelas y establecimientos públicos permanecieron cerrados, y las líneas de autobuses y los taxis no circularon.La huelga de solidaridad de los palestinos en los territorios ocupados fue en cambio parcial, a pesar de los miles de octavillas y panfletos distribuidos la víspera de la huelga, tanto en Cisjordania como en Gaza.

Para prevenir eventuales manifestaciones de solidaridad, el general Amram Mitzna, comandante israelí del frente central, ordenó el cierre por 24 horas la universidad palestina Al Najah, de Nablús, y del colegio de Ciencias Abu Deis, de Jerusalén Este.

La población árabe de Israel, unas 700.000 personas, representa el 18% de los habitantes del país. La huelga general se desarrolló bajo el lema Jornada por la igualdad, que se refiere, principalmente, al nivel municipal. Existe un desequilibrio patente entre las sumas otorgadas por diversos ministerios a las localidades árabes del país y los presupuestos que benefician a las judías. Estas últimas reciben de cuatro a siete veces más, per capita, que las localidades árabes.

Los municipios árabes resultan desfavorecidos en todos los planos: en la construcción de escuelas, la planificación urbana y la red viaria, entre otros. "Somos ciudadanos legales del Estado de Israel. Trabajamos, estudiamos, construimos el país, pero somos tratados como hijos ilegítimos. El Estado ha hecho de nosotros ciudadanos de segunda categoría", declaró Hashem Malimid, alcalde de Oum el Fahem.

El ministro Moshe Arens, de la coalición derechista Likud, encargado de Asuntos Árabes, calificó la huelga de injustificada y dijo que era el resultado "de la agitación política de los comunistas".

Los comunistas recogen el 40% de los votos árabes en cada elección, pero el comité convocante de la huelga de ayer es más bien de unión nacional y está integrado por diputados y alcaldes árabes de todas las tendencias, desde laboristas a comunistas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 25 de junio de 1987