Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cuatro heridos al hacer explosión un coche bomba en un barrio de San Sebastián .

Cuatro personas, dos de ellas miembros M Cuerpo Nacional de Policía, resultaron heridas ayer minutos después de las dos de la tarde en el barrio donostiarra de Loyola al hacer explosión un coche bomba accionado al paso de dos furgonetas policiales. La onda expansiva alcanzó sólo tangencialmente el blanco elegido por los terroristas, pero causó destrozos considerables en los comercios colindantes y en la totalidad de los pisos9 desde la primera hasta la sexta planta, de un edificio situado frente al lugar en que se encontraba aparcado el coche bomba, un Renault 18 de color verde robado en San Sebastián el 14 de octubre de 1986, que quedó convertido en un amasijo de chatarra. La bomba contenía entre 15 y 20 kilos de amonal.

El atentado, presumiblemente obra de la organización terrorista ETA Militar, cierra, inmediatamente después de las elecciones, el paréntesis de acciones con intencionalidad cruenta abierto voluntaria o involuntariamente por ETA en el período previo a la campaña electoral.Dos de los heridos, Concepción Silva Fernández, de 30 años de edad, y Milagros Santos Rodríguez, de 39 años, resultaron alcanzadas por la onda expansiva y la metralla cuando paseaban por el lugar de la explosión. La primera de ellas, sufre heridas en la mano izquierda y en la rodilla y pierna derecha y su acompañante padece herida en ambas piernas.

Heridas leves

Los policías alcanzados por la explosión, que regresaban junto a sus compañeros de prestar un servicio en la cárcel de Martutene, sufren únicamente rasguños de escasa importancia, según confirmaron ayer fuentes del Gobierno Civil de Guipúzcoa. Las cuatro personas fueron dadas de alta en la tarde de ayer. Otras personas que circulaban por la zona y algunos vecino! que se encontraban en sus domicilios fueron atendidos de pequeñas heridas provocadas por el estallido de los cristales.

El propietario del bar Oxkarbi, afirmó ayer que un trozo del parachoques del coche bomba agujereó el ventanal y penetró en el interior del establecimiento, "Ha sido un bombazo tremendo, toda esta zona esta destrozada. Yo me he librado por medio minuto, porque acababa de entrar en el bar. Si me pilla en la puerta me deja fino", señaló.

Los bomberos y la Policía Municipal trabajaban ayer tarde en el apuntalamiento de los marcos de las ventanas y en la recogida de los escombros. Una docena de turismos quedaron daflados a causa de la explosión.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 12 de junio de 1987

Más información

  • El artefacto iba dirigido contra miembros del Cuerpo Nacional de Policía