Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los países andinos reforman su acuerdo de integración

Se salvó el Pacto Andino. Este fue el comentario unánime de los representantes de los cinco países miembros del acuerdo de integración tras firmar el pasado 12 de mayo en Quito un protocolo quereforma el pacto. Los representantes de Bolivia, Perú, Ecuador, Colombia y Venezuela suscribieron en el palacio presidencial de la capital ecuatoriana el denominado Protocolo de Quito, que puso fin a cuatro años de dificiles negociaciones entre los países miembros del Pacto Andino. El protocolo modificatorio contiene una reforma esencial para el funcionamiento del pacto: la derogación de la decisión 24, que regulaba la inversión extranjera en los países andinos. Esta disposición restringía el ingreso de capital foráneo a la subregión, ya que debía satisfacer numerosas cláusulas destinadas a frenar el ingreso de la inversión internacional. La decisión 24 fue reemplazada por la 220, más flexible y abierta hacia el capital extranjero, lo que permitirá una mayor afluencia de capitales de otros países.Además se estableció en el texto del protocolo un programa de liberalización del comercio entre las naciones del pacto, que elimina aranceles para la importación de productos procedentes de los países de la subregión. No obstante, se incluyen cláusulas de salvaguardia que permiten a un Gobierno aplicar medidas correctivas cuando la compra de algunos artículos afecte a la producción nacional. Desde su creación, en la ciudad colombiana de Cartagena, en 1969, el Pacto Andino ha experimentado varios momentos críticos. En 1976 se retiró Chile, bajo el Gobierno del general Augusto Pinochet, por las restricciones a la inversión extranjera. Pero fue a partir de 1982, cuando se desató la crisis de la deuda extema en América Latina, el momento en que el Pacto Andino estuvo a punto de naufragar. La recesión económica ocasionó una sensible caída del intercambio comercial entre los países del acuerdo subregional. El comercio entre las naciones andinas registró una caída cercana a los 1.000 millones de dólares, y los Gobiernos cruzaron acusaciones de aplicar medidas proteccionistas. La difícil situación llevó a varios Gobiernos a solicitar cambios urgentes en el pacto. Los contactos entre los Gobiemos andinos se iniciaron en 1983, y las negociaciones estuvieron a punto de cubninar el 16 de febrero pasado, cuando los cinco Gobiernos pactaron la firma del protocolo modificatorio. Pero a última hora, las organizaciones empresariales de Venezuela exigieron a su Gobierno suspender la firma del protocolo porque álegaban que no habían sido informadas del contenido del documento reformatorio. Jaime Lusinchi se vio así obligado a pedir una prórroga. Bolivia también solicitó un plazo mayot. Finalmente se llegó al 12 de mayo, fecha en que los representantes de los cinco países firmaron el Protocolo de Quito, al que todavía le queda un largo camino para entrar en vigor, puesto que debe ser ratificado por los Parlamentos de las cinco naciones. El, presidente ecuatoriano Febres Cordero calificó de "histórica" la suscripción del documento.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 18 de mayo de 1987