Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Iberia supera el 6% de incremento salarial, pero vinculado a conseguir objetivos de productividad

La dirección de Iberia aceptó superar el 6% de incremento salarial, pero vinculando parte de la subida a conseguir determinados objetivos de productividad. El reparto lineal de esta prima hará que la mayoría de los trabajadores de tierra tenga una subida salarial que en algún caso rondará el 7%, según el acuerdo suscrito en la madrugada de ayer entre la compañía y CC00 y UGT. Se ha pactado una subida del 5,8% sobre masa salarial, más una cantidad vinculada a objetivos por importe de entre 150 millones y 289 millones de pesetas, el 0,4% y el 0,7% respectivamente de la masa. Teniendo en cuenta que los deslizamientos en el personal de tierra suponen 1,5 puntos, según cálculos de UGT, el coste salarial en Iberia crecerá cm 1987 en un 8%. Las huelgas que habían de comenzar el día 20 de mayo han sido desconvocadas.

El preacuerdo, que ha de ser ratificado por las asambleas de trabajadores, recoge un incremento del 5,8% de la masa salarial y cláusula de revisión si la inflación supera el 5,5%. La dirección y los sindicatos han encontrado una fórmula que les ha permitido burlar el tope del 5% -o entorno al 5%- sin que aparentemente nadie resulte ganador, ni, aparentemente nadie haya mordido el polvo. Se acuerda un 5,8% de incremento sobre masa salarial, y se crea un fondo de entre 120 millones y 289 millones de pesetas que se repartirá entre los trabajadores si se consiguen determinados objetivos de productividad.

El acuerdo señala que si se consigue una puntualidad del 85% -con márgen de 15 minutos- se distribuirán 150 millones (0,4%. de la masa salarial). Si la puntualidad llegara al 88%, la cantidad a repartir será de 289 millones (0,7%. de la masa). Antes de la huelga, Iberia estaba en cotas de puntualidad del 90%.

El pago de éstas cantidades será semestral y se hará efectivo en las nóminas de agosto y febrero. Al ser un reparto lineal, algunos trabajadores -los que tienen menores percepciones- verán aumentados sus ingresos en un 7% o más.

La polémica de si estos conceptos se consolidan o no en masa, ha quedado obviada al haberse optado por la fórmula de crear un fondo que, aunque se diga en el documento suscrito ayer que tendrá un tratamiento independiente de la masa salarial, queda como elemento a negociar cada año y supondrá, se quiera o no, un nuevo coste salarial para la compañía.

Si bien es cierto que este coste puede estar compensado por la productividad que se consiga como consecuencia de la aplicación de este fondo, más parece que lo que se ha intentado en el acuerdo ha sido enmascarar una parte de la subida salarial.

Contratos eventuales

La compañía, además, se compromete a levantar con carácter inmediato la suspensión de los contratos eventuales.

Pero todos, sindicatos y empresa, quieren dar un aspecto de normalidad al acuerdo. Un alto directivo de la compañía aseguraba ayer que "no hay vencedores ni vencidos", por más que los sindicatos valoren como factor de vital importancia el hecho de haber roto el tope del 5%.

El acuerdo entre el personal de tierra se trasladará al colectivo de vuelo -mecánicos, auxiliares- para su ratificación. Los pilotos ya han anunciado que están dispuestos a aceptar los mismos términos para su revisión salarial, con lo que se despeja la duda de una posible conflictividad en este colectivo. Queda pendiente el convenio de Aviaco, pero también en este caso el pacto alcanzado en Iberia puede servir como referencia.

En Aviaco se negocia el convenio entero, no sólo la parte salarial, lo que, al menos en teoría, permite -al contrario de lo que ha ocurrido en Iberia- un mayor juego y más elementos para la negociación.

La normalidad volvía ayer a Iberia, aunque los efectos de la huelga de celo tardarán en desaparecer. Al iniciarse esta medida de presión, ya el presidente de la compañía, Narciso Andreu, aclaró que, aunque se desconvocase la huelga en ese mismo momento, sus efectos negativos se dejarían sentir durante todo el mes de mayo.

Los trabajadores eventuales abandonaron el encierro que mantenían en la terminal del aeropuerto de Madrid-Barajas, al conocer los términos del acuerdo. Los sindicatos han sconvocado los paros previstos para el 20, 21 y 22 de mayo y 4 y 5 de junio.

FEVE y Renfe

Pero la conflictividad continúa en otras empresas del transporte. En Spantax finalizaban ayer las jornadas de protesta iniciada el dia 11 por las condiciones de venta de la compañía. En FEVE (Ferrocarriles de Vía Estrecha) la comisión negociadora ha iniciado un encierro indefinido en las dependencias de la compañía. Hay previstas huelgas para los días 15 y 29 de mayo y 1 de junio. Los trabajadores piden una subida salarial del 7%, mientras la empresa ofrece un 5,3%. En Renfe habían aparecido ayer algunos problemas a la hora de redactar el convenio. Fuentes de CC 00 advirtieron que si no se modifica el texto será muy difícil que pueda firmarse.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 14 de mayo de 1987

Más información

  • El acuerdo suscrito entre la compañía, CC00 y UGT pone fin a un largo proceso de conflictividad