Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Japón anuncia que no tomará medidas de represalia contra EE UU

El ministro de Comercio e Industria japonés, Hajime Tamura, declaró ayer que su Gobierno no tomará ninguna medida de represalia "de manera inmediata" en contra de las sanciones impuestas contra su país por Estados Unidos. Tamura, en conferencia de prensa, señaló que, de esta forma, su Gobierno intenta evitar que el contencioso de los semiconductores ponga en peligro el conjunto del comercio internacional.Estas represalias por parte de Japón no se adoptarán, al menos, hasta que concluyan las negociaciones previstas para el próximo martes y miércoles en Tokio con el representante norteamericano de Comercio, Calyton Yeutter.

Sin embargo, Japón elevará en breve una protesta ante el GATT (Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio) para que Estados Unidos retire sus sanciones contra la importación de tres categorías de productos japoneses, computadores, televisores en color y herramientas mecanizadas. Las sanciones fueron impuestas el pasado viernes, como castigo contra el dumping -venta por debajo de costes- nipón en, semiconductores, valoradas en 300 millones de dólares.

Por su parte, el primer ministro japonés, Yasuhiro Nakasone, señaló que hará todo lo posible y utilizará todas las presiones al alcance de su Gobierno para intentar que Estados Unidos retire las sanciones.

Nakasone aprovechará para ello el viaje oficial que realizará a Washington a finales de este mes, a pesar de que el presidente Ronald Reagan presentó la decisión de su Gobierno como irrevocable.

La CE se protege

Como telón de fondo de esta guerra comercial entre Estados Unidos y Japón y, al mismo tiempo, entre Japón y la Comunidad Europea (CE), está el enorme superavit comercial japonés, de más de 87.000 millones de dólares en el pasado año, mientras que las balanzas comerciales norteamericanas y europeas registran importantes déficit respecto a Japón.La guerra entre estas dos grandes potencias puede, a su vez, salpicar a la CE cuyos máximos responsables ven con temor el peligro de que Japón inunde los mercados europeos con los productos sancionados por Estados Unidos. Ante esta posibilidad, la CE anunció que cualquier ofensiva de los exportadores japoneses sobre el mercado europeo, tendría una respuesta inmediata por el conjunto de países comunitarios.

Los ministros de Asuntos Exteriores de la CE tienen previsto reunirse los próximos días 25 y 26 de mayo en Bruselas, para discutir sobre el contencioso que enfrenta a Japón y Estados Unidos. Entre tanto, la Comunidad ha iniciado en los últimos días investigaciones antidumping sobre productos electrónicos japoneses, como impresoras y determinados semiconductores, ante los indicios de que éstos también se venden en los mercados europeos por debajo de coste.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 19 de abril de 1987