La comisión que estudia el futuro del Reina Sofía trabajará para internacionalizar el centro

La comisión encargada de determinar el futuro del Centro de Arte Reina Sofía cuenta entre sus objetivos iniciales con la internacionalización de este centro y la dotación de una colección de arte contemporáneo en la que se cubran las grandes lagunas existentes con artistas como Pablo Picasso o Juan Gris. Esta comisión asesora, dada a conocer por el ministro de Cultura, Javier Solana, el pasado jueves, está integrada por 13 especialistas, que celebrarán su primera reunión de trabajo el próximo día 11.

En la presentación de este grupo asesor, Javier Solana aseguró que por el momento el Reina Sofía seguirá funcionando sin director, sin configuración administrativa propia, y añadió que no hay ninguna fecha para que el Reina Sofía funcione a pleno rendimiento. Asimismo, el ministro declinó pronunciarse sobre el futuro del mural Guernica de Picasso y la parte del Museo Español de Arte Contemporáneo (MEAC) que será trasladada al Reina Sofía, por considerar que estas decisiones están en función del resultado de los trabajos de la comisión asesora.El consejo asesor trabajará en función de sus distintas especialidades. El primer grupo está dedicado a compras destinadas a completar la colección de arte del siglo XX que se exhibirá permanentemente en el Reina Sofía. De esta función se encargará Plácido Arango, coleccionista y propietario de una cadena de restaurantes madrileña; Ana Beristain y Paloma Esteban, conservadoras del MEAC; Tomás Llorens, crítico de arte, y Simón Marchán, catedrático de Estética de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED). La política de exposiciones, que se empezará a dejar ver con el programa para 1988, será realizada por Martín Chirino, escultor y director del Círculo de Bellas Artes; Carmen Giménez, directora del Centro Nacional de Exposiciones; Juan Miguel Hernández León, catedrático de Composición Arquitectónica y director general del Consejo de Deportes; Antonio Saura, pintor, y Haral Szeeman, historiador de arte.

El tercer grupo de trabajo tiene como función diseñar la política museística del centro. Está formado por Paloma Acuña, directora de museos estatales; Antonio Fernández Alba, arquitecto responsable de las obras de restauración del Reina Sofía, y Edy de Wilde, ex director del Museo Stedlijk de Amsterdam. La comisión está reforzada por tres asesores externos: Max Gordon, arquitecto; Nicholas Serota, director de la Whitechapel de Londres, y Rudi Fuchs, director del Stedelijk Van Abbmuseum de Eindhoven (Holanda).

En general, la mayor parte de los miembros de la comisión prefiere no pronunciarse sobre las líneas generales de su actuación hasta conocer la opinión de sus compañeros de trabajo. Pese a ello, algunos tienen ya muy claro con qué objetivos asistirán a estas reuniones.

Temas pendientes

Paloma Esteban, de 37 años, es conservadora jefa del departamento de pintura del MEAC desde 1979 y una de las integrantes del grupo encargado de formar la colección de arte contemporáneo. Entiende la creación de esta comisión como una posibilidad de resolver la asignatura pendiente del arte contemporáneo en las colecciones estatales.

Para ella, el máximo hueco lo sufre la obra de Pablo Picasso, aunque precisa que el mayor defecto de las colecciones no está en la ausencia de nombres, sino en la obra que a éstos representa y que según Paloma Esteban no siempre es lo mejor de cada artista.

Juan Miguel Hernández León, miembro del equipo encargado de programar exposiciones, está especialmente interesado en que el centro tenga carácter internacional. "Hay que cuidar los aspectos industriales entrando en los circuitos de producción de exposiciones de auténtico interés internacional. Quisiera que las exposiciones que se programen aquí tengan tal calidad que puedan ser vendidas en los principales países del mundo".

Para lograr este objetivo, Hernández León opina que hay que abandonar la perspectiva localista con la que se realiza la mayoría de las exposiciones y ofrecer una calidad fuera de toda duda, en la línea de lo que actualmente se hace en el Pompidou francés.

Juan Miguel Hernández León dice que aún es pronto para dar algunos ejemplos de lo que él consideraría una programación ideal, aunque concluye diciendo que, en su opinión, la primera gran exposición pendiente debería exhibir los trabajos de los diseñadores y arquitectos españoles de los últimos 20 años.

La programación que resulte de los trabajos de esta comisión no se empezará a conocer hasta la temporada del año que viene. El programa actual ha sido decidido en el Centro Nacional de Exposiciones y tiene pendientes muestras dedicadas a Frank Auerbach, Cinco escultores alemanes, Botero, Pabellón español de 1937, Miró en las colecciones estatales, colección Sonnabend y Gordon Matta Clark.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 05 de abril de 1987.