Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hernández Mancha no descarta que AP presente una moción de censura cada período de sesiones

La moción de censara presentada por el Grupo Popular y defendida por el presidente de AP, Antonio Hernández Mancha, como candidato a la presidencia del Gobierno, cuyo debate se prolongó durante el jueves y el viernes pasados, resultó ayer rechazada por 195 votos negativos, 71 abstenciones y 67 votos afirmativos (los de AP y el de Ramón Izquierdo, de Unión Valenciana). El hecho de que las abstenciones superaran a los síes fue el elemento más destacado por los parlamentarios de la oposición como indicativo de que AP no puede considerarse alternativa de Gobierno. Hernández Mancha declaró que su grupo no descarta presentar una moción de censura en cada período de sesiones, en el supuesto "de que la situación siga deteriorándose".

La votación que comenzó a las seis de la tarde de ayer no deparó ninguna sorpresa y las previsiones de voto ser cumplieron con exactitud. El PDP y el Partido Liberal se abstuvieron, lo que llevó al líder de AP a afirmar que estos grupos "se habían puesto por montera la voluntad popular". Engrosaron el voto abstencionista, además de los antiguos coaligados de AP, Minoría Catalana, el Centro Democrático y Social (CDS) de Suárez y algunos parlamentarios del Grupo Mixto, como Jorge Verstrynge y Carlos Manglano (Renovación Democrática), y Gabriel Camuñas y Carlos Ruiz Soto (Partido Demócrata) pertenecientes a AP hasta hace pocos meses. Votaron no, el PSOE, Izquierda Unida, PNV, el diputado Luis Mardones, de Agrupación Independiente Canaria y Juan María Bandrés y Jon Larrínaga, de Eukadiko Ezkerra.

Contentos porque fueron todos

En la dirección de AP había satisfacción ante el lleno, conseguido en sus escaños. "Pese a los malos augurios aquí estábamos todos", dijo un alto cargo de AP. Sólo estaba ausente la diputada Luisa Fernanda Rudí, casualmente de asistencia fija, que no pudo llegar por problemas de tráfico. Durante el viernes, mediante carta, y ayer por la mañana por vía telefónica, los dirigentes aliancistas habían instado a sus diputados a que asistieran a esta importante votación.

La votación se realizó nominalmente y sólo se hizo el silencio absoluto para escuchar el rotundo no del secretario general de UGT, Nicolás Redondo, y las abstenciones de José Antonio Segurado (PL) y de óscar Alzaga (PDP).

Segurado afirmó que esta decisión había costado a su grupo "tres reuniones". "Si hubiéramos tenido sólo que votar una moción de censura al Gobierno nuestro voto hubiera sido afirmativo, pero el resto [Hernández Mancha como candidato a la presidencia del Gobierno] era un ataque a la filosofía de coordinación de las fuerzas de centro y derecha que llevo defendiendo desde 1981", explicó Segurado.

Hernández Mancha dijo encontrarse "muy satisfecho". "Si sigue la decadencia y el deterioro en la situación económica y social de España volveremos a presentar otra moción de censura, ya que el reglamento y la Constitución nos ampara para emprender esta acción cada período de sesiones", dijo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 31 de marzo de 1987

Más información

  • El Grupo Popular se quedó solo en la votación: 195 en contra, 67 a favor y 71 abstenciones