Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GOLPE AL TERRORISMO 'NEGRO'

Un hombre 'clave' en la conexión entre servicios secretos españoles y la guerra 'sucia' contra ETA

El dirigente de la 'internacional fascista' participó en los sucesos de Montejurra

Stefano delle Chiaie, dirigente de la internacional fascista, está considerado por la justicia italiana como un hombre clave en la conexión entre servicios secretos españoles y la denominada guerra sucia contra la organización terrorista ETA. Delle Chiaie ha sido implicado en la mayoría de los atentados neofascistas cometidos en Europa, entre ellos, el que ocasionó la matanza de la estación de Bolonia. El fundador de la organización fascista Avanguardia Nazlonale participó en los sucesos de Montejurra de 1976. La magistratura italiana dice tener pruebas de que protagonizó, en colaboración con los servicios secretos españoles, atentados contra miembros de ETA Militar.

La presencia de Stefano delle Chiaie en España está comprobada desde 1976, cuando huyó de Italia acusado de diversos atentados. En mayo de ese año, en la celebración anual carlista de Montejurra, Delle Chiaie fue fotografiado junto a otros fascistas italianos (Giusseppe Calzona y Augusto Cauchi). En aquella ocasión, dos corrientes del carlismo (la dirigida por Carlo Hugo y la liderada por Sixto) se enfrentaron, con un saldo de dos muertos. Los fascistas italiano se encuadraron en el bando de Sixto de Borbón, dirigente del sector más ultraderechista del carlismo.El juez de Florencia Pierluigi Vigna, experto en terrorismo negro, declaró tener confirmado, en el curso de sus investigaciones sobre la trama ultra en Italia que Delle Chiaie, junto a los neofascistas Cauchi y Pierluigi Concutelli, protagonizaron atentados dentro de la denominada guerra sucia contra ETA Militar en los primeros años de la transición democrática (ver EL PAÍS del 12 de mayo de 1985). El magistrado Vigna aseguró que tenía confirmado que determinados servicios secretos españoles habían colaborado en estas actividades.

"En el proceso sobre el caso Occorsio", afirmó el juez Pierluigi Vigna a este periódico, "por diversas confidencias de Concutelli a personas que han presta do declaración en el sumario, se ha sabido que tanto este terrorista como Delle Chiaie, Cauchi y otros neofascistas italianos han realizado, con conocimiento de servicios epañoles, atentados contra vascos de ETA".

El sumario por el asesinato en 1976, del juez Vittorio Occorsio, investigado por el magistrado Vigna, ha permitido sacar a la luz pública determinadas conexiones de la internacional fascista.

El juez Vigna manifestó que la metralleta Ingram-Marietta que fue usada en el asesinato de Occorsio pudo haber formado parte de un lote de armas vendido en 1975 por una fábrica norteamericana a la policía española y que más tarde acabó en manos de Stefano delle Chiaie. La metralleta figuraba en enero de 1983 en un inventario de la Comisaría General de Información, el servicio de información policial español.

Delle Chiaie, junto a Cauchi y Concutelli, fue reclamado a España por Interpol de Italia en marzo de 1984, a efectos de su extradición. La policía española contestó que desconocía el paradero de los tres ultraderechistas, pese a que su presencia en España fue detectada en numerosas ocasiones.

En el mensaje de Interpol de Roma se afirmaba que los tres fascistas habían perpetrado dos atentados contra etarras en el sur de Francia. Sobre uno de estos atentados, el mensaje de Interpol señalaba que los tres ultras arrollaron a un miembro de ETA cuando conducía una motocicleta, le narcotizaron y le trasladaron a España.

'Caso Brouard'

El nombre de Stefano delle Chiaie aparece en el sumario que investiga el asesinato del dirigente abertzale Santiago Brouard en noviembre de 1984.

La Comisaría General de Información indicó al juzgado que tramita el caso Brouard que se investigaba a los neofascistas Delle Chiaie, Alexandra Grocco -mujer de Elio Massagrande-, Carlo Cicuttini, Cauchi, Concutelli y al ex miembro de la OAS -Organización del Ejército Secreto- Jean Pierre Cherid, jefe de uno de los más importantes comandos de los Grupos Antiterroristas de Liberación (GAL), fallecido en Biarritz al estallarle una bomba con la que pretendía atentar contra siete etarras. Cherid colaboraba con la policía española, según declaró su familia, que solicitó tras su muerte una indemnización al Ministerio del Interior español.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 30 de marzo de 1987