Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ejército brasileño ocupa las refinerías ante la amenaza de huelga

Diez de las 11 refinerías brasileñas de petróleo amanecieron ayer tomadas por tropas especiales del Ejército. La medida fue adoptada después que el presidente José Sarney ordenara personalmente la operación. El portavoz oficial de la presidencia afirmó que se trataba de "una medida preventiva" frente a la amenaza de una huelga "de advertencia" a punto de ser decretada por los 56.000 funcionarios de la Petrobras, la compañía estatal brasileña de petróleo, que reclaman aumentos salariales.La situación de la distribución de productos derivados del petróleo es crítica. Los distribuidores de gasolina cuentan con reservas para menos de 10 días. Las reservas de gas doméstico y diesel no van más allá de lo suficiente para una semana. Otra huelga -de trabajadores marítimos- que dura 12 días afectó la distribución de petróleo de las refinerías de varios Estados brasileños. Las reservas estratégicas de la Petrobras, por otro lado, alcanzan para satisfacer la demanda nacional por un período inferior a un mes.

La medida de fuerza, sin embargo, no asustó a los trabajadores de la Petrobras; ayer anunciaron que entrarían en asamblea permanente y que en el caso de que las tropas permanecieran en las dependencias de las refinerías, sería decretada a partir de hoy ya no una huelga de advertencia, sino una huelga general.

No se registraron incidentes en las maniobras de ocupación de las instalaciones, ante las que los trabajadores adoptaron una actitud de tranquilidad. Sin embargo, ya en la mañana de ayer fuentes del Gobierno y del mismo sindicato de petroleros admitían un preocupante aumento en la tensión.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 12 de marzo de 1987