Plan especial para cortar la entrada de droga en Canarias desde países africanos

Las fuerzas de seguridad del Estado han iniciado en las últimas fechas un plan coordinado para combatir el tráfico de estupefacientes en las islas. Según las autoridades locales, el archipiélago figura en la ruta de la droga dura que se exporta desde África, vía Kenia. Recientemente han sido desarticuladas en Gran Canaria dos bandas de hombres y mujeres de raza negra que se dedicaban a la venta de heroína adulterada con gena (producto cosmético) y polvos de talco, sustancias que pueden producir hasta la muerte.

Según el delegado del Gobierno central en Canarias, Eligio Hernández, existe una red organizada en Lagos (Nigeria) donde se recluta a personas de color con el fin de introducirles clandestinamente en las islas a través de los puertos. Estas personas, que son mano de obra barata, son utilizadas, una vez en tierra, como camellos (vendedores) en la comercialización de los alucinógenos. Fuentes oficiales aseguran que en las islas residen ilegalmente alrededor de 2.000 personas procedentes de diferentes países africanos. El principal lugar de acceso a las islas escogido para este colectív.9 humano son los puertos, donde las fuerzas policiales han intensificado el control.A pesar del éxito policial registrado en 1986 en la lucha contra la droga en Canarias, se estima que sólo ha sido posible incautar la mitad del producto distribuido. En el citado período de tiempo fueron detenidas 314 personas (286 hombres y 28 mujeres, españoles y extranjeros). Ello permitió que se intervinieran 15 kilos de cocaína, 16 de heroína, 112 dosis de LSD, 1.444 de anfetamina y 47 kilos de hachís. El puerto de Taliarte, en Gran Canaria, ha sido cerrado al uso de embarcaciones particulares ante el temor de que pudiera ser una puerta de entrada de los estupefacientes.

El delegado del Gobierno confía en que la aplicación completa de la ley de extranjería contribuya decisivamente en un futuro próximo a frenar el auge que ha adquirido el comercio y consumo de narcóticos en las islas desde hace un año. En este sentido, ha solicitado al Ministerio del Interior la urgente transformación de la antigua cárcel de Salto del Negro, en Las Palmas, en un establecimiento no penitenciario de ámbito regional, para internar en el mismo a todos los residentes ilegales.

La citada ley no contempla el ingreso en prisión de extranjeros por el hecho de no tener regularizada su situación en territorio nacional. "Con ese nuevo establecimiento podríamos hacer hoy mismo una redada de hasta 500 africanos clandestinos, porque sabemos dónde viven y a qué actividades se dedican", declaró Eligio Hernández. "En las condiciones actuales nos vemos obligados a detenerlos sólo cuando cometen un delito o cuando se les descubre con droga en su poder, porque en caso contrarío el juez puede decretar perfectamente su libertad", dijo.

Dicha autoridad es consciente de que la ley hay que ejercerla con precaución para no lesionar los intereses del comercio entre el archipiélago y África.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción