Un parque metropolitano sustituirá a la muestra en 1993

De la Expo 92 hay ahora poco más que una maqueta y varios planos, pero mañana mismo, lunes, se adjudicarán las obras de acceso y cerco de obra de la Isla de la Cartuja, y el día 20 las de explanación del terreno. Tras el dificil acuerdo del pasado día 5, el comisario Manuel Olivencia cuenta ya los días hasta el Domingo de Resurrección de 1992, en que debe inaugurarse la muestra, mientras las autoridades andaluzas y sevillanas piensan en lo que quedará después.Precisamente, el alcalde de Sevilla, el socialista Manuel del Valle, abrirá mañana el ciclo de este año en el madrileño Club Siglo XXI con una conferencia titulada así: "Hacia la Sevilla del 93". La exposición deberá, pués, coordinar dos prioridades: la Comisaría quiere una muestra con éxito, y la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de Sevilla que en 1993 la Isla de la Cartuja sea una zona de expansión para uso público. Esta isla, fórmada entre el antiguo cauce del Guadalquivir, que la separa de Sevilla, y el nuevo curso del río, será en 1993 un parque metropolitano, una especie de Casa de Campo para Sevilla con equipamientos docentes y de ocio.

Más información

La exposición tendrá en 1987 el primer presupuesto de inversiones, 2.570 millones de pesetas, al que se suman otros 1.000 para gastos corrientes de la comisaría. Curiosamente, Alianza Popular enmendó los Presupuestos del Estado para eliminar esas partidas, pero las enmiendas fueron retiradas a petición de la organización aliancista andaluza. En total, se calcula que hasta 1992 la muestra supondrá unas inversiones de 70.000 millones de pesetas.

El recinto

A la Expo 92 se entrará por una puerta al sur, en el lado de la antigua Cartuja, y otra al norte, junto a la autovía que cruza la isla, elevada sobre pilotes. El antiguo convento de Santa María de las Cuevas, donde estaba instalada la primera fábrica de Cerámica, de la Cartuja, será restaurado y convertido en Pabellón Real y de Gobierno. En la misma zona se levantarán los edificios para oficinas y la llamada Área del Descubrimiento, que contendrá la muestra central -la exposición está dedicada a la Era de los Descubrimientos-, y detrás los aparcamientos.Entre esta zona y la autovía se extenderá una zona arbolada, en la que se esparcirán los pabellones de los países participantes alrededor de una laguna central artificial. Finalmente, ya fuera del recinto en sí de la Expo 92 se construirá el estadio deportivo que sustituirá a las instalaciones de Chapina, situadas en la zona donde -frente al citado Monasterio de Santa María de las Cuevas- actualmente está taponado el antiguo cauce del río, tapón que con ocasión de la muestra se levantará.

La rivera de la isla que da a ese antiguo cauce será un largo embarcadero, pero no se podrá pasar navegando al lago, del interior de la isla. Así lo preveía el plan elaborado por la Comisaría General, pero fue descartado porque la diferencia de nivel es de más de seis metros, y todas las fuentes coinciden en que la excavación "costaría un dineral". Otro cambio en el plan previsto es el traslado del estadio deportivo fuera del recinto, y finalmente también es una reforma la elevación de la autovía, lo que según fuentes municipales es un factor disuasorio contra la especulación inmobiliaria en 1993.

El alcalde se muestra tranquilo ante este problema, "porque presido el ayuntamiento que ha redactado el plan de ordenacion en el que la Isla de la Cartuja se contempla, a través de su plan especial, como una zona de equipamientos para la ciudad: construcción de un parque metropolitano, posibilidad de ubicación en el futuro de una gran ciudad universitaria, y en general una zona de expansión para uso público".

Tranquilidad relativa

Pero la tranquilidad del alcalde es "relativa porque un plan puede cambiarse, a no ser que la zona se consolide de tal manera que no haya posibilidad real de cambiar lo que actualmente contempla el plan. Yo espero que se alcance esa consolidación".Para Sevilla, la Expo 92 tendrá repercusiones de tres tipos, según Del Valle. "Primero, de tipo político, y es el prestigio no sólo para la ciudad donde se celebra, sino también para el Estado que la organiza. Por otro lado, traerá a la ciudad un beneficio en cuanto al urbanismo, fundamentalmente la reforma del ferrocarril, sumada a la mejora de la línea férrea de Madrid a Sevilla, y la construcción de las grandes rondas de circunvalación, conectadas a las autovías Sevilla-Madrid, Sevilla-Málaga, Sevilla-Granada y Sevilla-Huelva. Todo esto puede contribuir a la generación de riqueza en la ciudad".

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 10 de enero de 1987.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterCursos Recomendados

Lo más visto en...

Top 50