Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El IPC creció en diciembre entre un 0,5% y un 0,7%, según Hacienda

El director general de Política Económica, Antonio García de Blas, adelantó ayer en Valencia que la inflación registrada en diciembre oscilará entre un 0,5% y un 0,7%, según los datos provisionales recopilados por el Ministerio de Economía y Hacienda. Con ello, el incremento de precios al consumo (IPC) durante 1986 se situará entre el 8,5% y el 8,7%, unas décimas por encima de las previsiones oficiales, cifradas en un 8%. García de Blas señaló que el Gobierno tiene intención de no revisar los precios de los carburantes durante el primer semestre de 1987.El director general de Empleo, Ignacio Pérez Infante, dijo, por su parte, que durante 1986 el crecimiento del número de empleos ha alcanzado la cifra de 250.000, similar a la prevista para 1987.

La evolución del coste del crudo y del tipo de cambio del dólar serán determinantes para modificar los actuales precios de los carburantes, según García de Blas, que calificó de "conservadora" la hipótesis en que se basaron los cálculos para fijar el precio de los combustibles. En estos momentos, el petróleo se cotiza por encima de los 18 dólares por barril, tres dólares por encima del previsto. El dólar, por contra, se cambia a unas 130 pesetas, 10 pesetas por debajo de las previsiones. García de Blas dijo que existen unas reservas de crudo más barato para unos tres meses, lo que permitirá que los actuales precios de la gasolina se mantengan, posiblemente, seis meses más.

El director general de Política Económica participaba ayer, junto con el de Empleo, Ignacio Pérez Infante, en la clausura de unas jornadas sobre los resultados de la política de empleo, que organizaban conjuntamente la Universidad de Valencia y la Generalitat valenciana.

250.000 empleos netos

Pérez Infante se mostró optimista sobre la evolución de las cifras de desempleo. Cifró en 250.000 el número neto de puestos de trabajo creados durante 1996 y en una cantidad similar el previsto para 1987, teniendo en cuenta el incremento de un 3,5% en el Producto Interior Bruto (PIB) calculado para el actual ejercicio. Según Pérez Infante, el número de parados no descenderá ostensiblemente -habló de una baja de medio punto en 1987- debido a que la mejora de las expectativas de conseguir empleo y la desaparición del efecto de desánimo ha hecho que gran número de personas, sobre todo estudiantes y amas de casa, intenten. incorporarse al mercado de trabajo y hagan crecer, por tanto, la población activa.El director general de Empleo reiteró la intención del Gobierno de no modificar la legislación actual sobre flexibilidad laboral y sí gestionar las reformas legales realizadas en los últimos años sobre nuevas modalidades de contratación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 10 de enero de 1987