LA FORMACION DEL GOBIERNO VASCO

Un 'lendakari' rotativo

Las fuerzas políticas vascas que participan en las conversaciones para la formación del próximo Ejecutivo autónomo optaron, tras los primeros contactos, por posponer la conflictiva cuestión de la presidencia del Gobierno vasco para garantizar la continuidad del proceso negociador.Para desbloquear la situación algunos dirigentes socialistas que intervienen en las negociaciones han propuesto el,sistema de un lendakari rotativo, fórmula que se asemeja, aunque con diferencias importantes, a las que se utilizan en países como Israel o Suiza. De acuerdo con esta propuesta, barajada en medios del Partido Socialista de Euskadi (PSE-PSOE), cada partido integrado en la coalición de gobierno dispondría de un lendakari propio durante el turno que le correspondíera en la legislatura.

Más información
González anuncia cambios en la ley antiterrorista

La cuestión del lendakari, que marcó las primeras diferencias surgidas entre el PSE-PSOE y las fuerzas nacionalistas inmediatamente después de las elecciones autonómicas, ha quedado así informativamente diluida en la dinámica de encuentros, las combinaciones de posibles alianzas y los perfiles del acuerdo programático de gobierno. Sigue siendo, sin embargo, una cuestión capital para la mayor parte de las fuerzas en concurso, aunque alguna de ellas, considerando el hecho de que las urnas han configurado un Parlamento vasco de amplia mayoría nacionalista, recubran sus propias pretensiones con la exigencia genérica de un lendakari nacionalista o abertzale.

A lo largo de las conversaciones mantenidas en las últimas semanas, ninguno de los partidos vascos ha renunciado, ni siquiera implícitamente, al puesto de lendakari, si bien es cierto que el énfasis, nunca declarado, que se atribuye a unos y otros en esta materia contiene matices notables.

La asignación de la presidencia del Ejécutivo autónomo recupera ahora su importancia, cuando se acelera el ritmo negociador en víspera de la constitución de la nueva Cámara autónoma y de la elección del presidente del Parlamento.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS