Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CIENCIA

La expedición española a la Antártida se reune tras 40 días de navegación

La reunión de los expedicionarios españoles que viajan en dos barcos por aguas de la Antártida con fines de investigación pesquera marcó la celebración del año nuevo en una base argentina en la isla de Utirie (Orcadas del Sur), hasta la que llegó un telegrama de felicitación del ministro español de Agricultura, Carlos Romero. Fue la primera vez en 40 días de navegación, pasado ya el ecuador de esta primera expedición oficial española, que se reunían los tripulantes de los barcos Pescapuerta Cuarto y Nuevo Alcocero.

Los dos barcos fondearon en la bahía de Scotia, en la isla de Laurie, emplazamiento desde 1904 del destacamento naval argentino en las islas Orcadas. La base tuvo su origen en la expedición nacional escocesa a la Antártida, que en 1903 se vio obligada a invernar en la isla de Laurie.El grupo expedicionario, compuesto por 23 miembros, partió de Madrid el pasado día 17 de noviembre por vía aérea con destino a Buenos Aires, continuando inmediatamente hasta Ushuaia, la ciudad más austral del mundo, situada en la isla Grande de la Tierra del Fuego, en cuyo puerto ya aguardaban los dos barcos, el Pescapuerta Cuarto y el Nuevo Alcocero, con sus tripulaciones.

Se procedió a la distribución de personas en cada uno de ellos y a la instalación de los equipos científicos transportados en avión, y el día 21 por la tarde se zarpaba, navegando por el canal del Beagle hacia el Atlántico sur con rumbo al mar de Scotia.

Investigador

El Pescapuerta Cuarto actúa como buque investigador. Dispone de una dotación de 23 tripulantes y lleva 17 miembros de la expedición. Tiene 73 metros de eslora y una potencia de 2.000 caballos. Está realizando estudios de biología pesquera, oceanografía, meteorología y geología.El Nuevo Alcocero, de 101 metros de eslora, una dotación de 51 tripulantes y una potencia de 4.000 caballos, realiza las funciones de barco explorador pesquero. Lleva a bordo a un miembro del Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial que toma medidas de contenido de ozono en la atmósfera y de radiación ultravioleta solar que alcanza la superficie terrestre, estudios que están relacionados con la detección de la disminución de ozono que se está produciendo sobre el continente antártico, el llamado agujero de ozono, y que podría tener una seria repercusión sobre el ecosistema antártico. También transporta a cuatro biólogos que hacen estudio de biología pesquera en relación con las especies de carácter comercial, que se centra fundamentalmente en las siguientes: pez-hielo (Champsocephalus gunnari), draco antártico (Chaenocephalus aceratus), trama jorobada (Notothenia gibbrifrons), bacalao del Sur (Notothenia ros¡¡) y el bill (Euphausia superba).

Los trabajos se iniciaron en las plataformas de los islotes de Shag Rocks y Black Rocks, para continuar después al grupo de las islas de Georgia del Sur, desde donde el Pescapuerta Cuarto se dirigió al archipiélagode~las Hawai, las más orientales del área de trabajo, y el Nuevo Alcocero tomaba rumbo hacia el Sur para trabajar en el archipiélago de las Orcadas.

Los barcos mantienen contactos diarios por radio, y así se conocen los pormenores y situaciones de cada jornada. Igualmente por este medio se establecen las consultas, radiomédicas desde el Nuevo Alcocero, puesto que en él viaja el médico de la expedición.

En las Orcadas,.el Nuevo Alcocero estableció contacto visual con un barco japonés, que estaba en una zona entre icebergs y sin duda en faenas de pesca, Capturaba bill, un pequeño crustáceo a modo de gamba, de cuatro a seis centímetros de longitud, que puedeconsiderarse como el indicador ecológico de la vida antártica, puesto que es el alimento básíco de mamíferos, peces y, aves.

Se pudieron observar varias ballenas haciendo inmersiones a la captura de su alimento; estábamos sobre un banco de bill, como lo demostraron las capturas que se pudieron realizar en ese área del pequeño crustáceo. El Pescapuerta Cuarto realizó trabajos en las islas Hawai, donde hay un volcán en actividad y es una zona de gran interés sísmico.

Muchos días los trabajos se están realizando en unas condiciones de poca visibilidad, vientos fuertes, chubascos de nieve, frío, y sobre todo, al oeste de las Orcadas, con frecuentes témpanos de hielo e icebergs.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 5 de enero de 1987