Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Treinta alcaldes de la comarca reclaman el desalojo de Riaño

Una treintena de alcaldes de los municipios leoneses que se verían beneficiados por la puesta en marcha del pantano de Riaño, representantes de las asociaciones Riegos del Sur de León y Acopris, acordaron el sábado, en una reunión en Matallana de Valmadrigal, instar a la Administración "al pronto desalojo de Riaño, que permita el avance de las obras y el cierre de la presa cuanto antes". El presidente de Acopris, Jesús Calvo, acusó además a los ecologistas que defendieron Riaño el pasado mes, de estar pagados con 10.000 pesetas.

Los futuros regantes (pertenecientes a la Tierra de Campos y vegas altas y medias del Esla), apoyan la utilización hidroeléctrica del embalse, "siempre que tal uso sea compatible con la puesta en práctica de los regadíos", y exigen una mayor especificación en los mapas elaborados por el Ministerio de Obras Públicas (MOPU) que determinan el número de hectáreas dé terreno y pueblos afectados por el riego, así como los canales necesarios para el mismo.Los asistentes a la reunión se mostraron contrarios, como en ocasiones anteriores, a cualquier tipo de alternativa de riego y también a una moratoria en la ejecución del embalse.

Arreciaron también las críticas a la actuación de los ecologistas. Jesús Calvo, presidente de Acopris, cura párroco del pueblo de Villamuñío desde hace 17 años, aseguró ayer que tiene "pruebas fehacientes" de que algunos jóvenes de los que se encaramaron en los tejados de las casas el pasado mes en Riaflo, para evitar su demolición, estaban "pagados con 10.000 pesetas".

Este extremo no figura en ningún caso en el manifiesto redactado en la reunión y que será repartido para su firma. El manifiesto señala que el proyecto del pantano de Riaño constituye para la población del sur de León "una expectativa de redención y de progreso largo tiempo prometida y esperada con ansiedad, que pronto debe convertirse en una realidad". "Por ello", se dice en el escrito, "apoyamos con firmeza y decisión la actuación de la Administración de acabar la presa".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 5 de enero de 1987

Más información

  • Acusan a los ecologistas de estar pagados