Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Igualdad

Me he fijado en cómo toma partido su línea editorial con respecto al movimiento universitario francés y a sus buenas razones, lo democrático que es y los resultados que obtiene. El movimiento universitario, que dura ya cuatro larguísimos años aquí en Sevilla, es igualmente nuevo, horizontal, independiente de organizaciones extrauniversitarias y democrático, igualdad que nos honra.Pero no es chovinismo lo que me hace sentirme menospreciado cuando comparo este tratamiento con el que se nos da a nosotros, por parte de la Prensa y por parte del Gobierno; y es que allí el movimiento no ha requerido más de un mes para convencer al sistema, de que lo que decían era lo cierto, si bien este sistema requiere de la violencia y de la muerte para aprender, y, sin embargo, aquí cuatro años de manifestaciones mltitudinarias, cargas policiales muy violentas, constante desorden académico y administrativo y repetida mayoría absoluta a favor de la reforma de los estatutos del 23 de febrero (aunque inoperante a causa de la cláusula de los tres quintos), aquí, como digo, todo esto no sirve para que ustedes hagan un pequeño editorial (y si lo van a hacer les ruego sea informado y honesto), ni para que en la conciencia de nuestros distintos gobernantes haya un resquicio de solución democrática.

¿Qué desea la Junta de Andalucía que nos ocurra, cansados universitarios de Sevilla, para derogar la cláusula de los tres quintos y hacer posible la reforma de los estatutos, vigentes gracias a ella? Esperaremos hasta el día 15 de enero por la respuesta, pero, desde luego, la universidad de Sevilla ni ahora ni nunca se rendirá en su lucha por una universidad democrática y progresista.-

Estudiante de la facultad de Filología de la universidad de Sevilla.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 23 de diciembre de 1986