Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ESCÁNDALO EN WASHINGTON

Andreotti reconoce que puso en contacto a un ex embajador de EE UU con Gaddafi

Giullo Andreotti, el democristiano ministro italiano de Asuntos Exteriores, uno de los candidatos más firmes a suceder al socialista Bettino Craxi en marzo como presidente del Gobierno, ha reconocido que fue él quien realizó los trámites necesarios para que William Wilson, amigo personal del presidente de Estados Unidos, Ronald Reagan, y ex embajador norteamericano ante el Vaticano, se entrevistara, el año pasado en Trípoli, con el máximo dirigente libio, el coronel Muammar el Gaddafi.Así se desprende de unas declaraciones del propio Andreotti publicadas ayer por el diario La Stampa, de Turín, en las que el ministro afirma que "todo se hizo a la luz del día" y que la supuesta intervención de la Agencia Central de Inteligencia norteamericana (CIA) en el asunto "es una pura invención".

Andreotti añade que Wilson le pidió oficialmente, por el cauce reglamentario previsto en el Ministerio italiano de Asuntos Exteriores, que gestionara la entrevista con Gaddafi. El ministro de Asuntos Exteriores asegura que estaba convencido de que Wilson actuaba en nombre de la Casa Blanca.

Sin embargo, Andreotti informó exclusivamente a Craxi de los contactos que mantuvo con el líder libio para que el diplomático norteamericano pudiera entrevistarse con el líder libio en noviembre de 1985. El Consejo de Ministros italiano nunca supo del asunto.

Giulio Andreotti confirma de manera indirecta que la idea de que Wilson se reuniera con Gaddafi en Trípoli no partió del Departamento de Estado norteamericano, pues dice expresamente que, cuando se entrevistó con George Shultz en abril de 1985, éste no le habló de ese proyecto.

Tampoco la Embajada de Libia en Roma estuvo informada del encuentro entre Wilson y Gaddafi, aunque posteriormente supieron que la entrevista se celebró a finales de noviembre del año pasado, y que el embajador estadounidense utilizó un avión de la empresa Parmalat, propiedad de Calixto Tanzi, amigo del cardenal secretario de Estado del Vaticano, Agostino Casaroli, para desplazarse a Trípoli.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de diciembre de 1986