Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Honduras ataca a las tropas sandinistas en la zona fronteriza

El Ejército hondureño desencadenó anoche una serie de ataques aéreos contra las tropas nicaragüenses infiltradas en la provincia fronteriza de El Paraíso, donde están instaladas las principales bases de los rebeldes antisandinistas. El Gobierno de Honduras había solicitado ayuda a EE UU para trasladar tropas a la frontera con Nicaragua ante la incursión de tropas sandinistas. El Gobierno norteamericano admitió esta madrugada que helicópteros estadounidenses enviaron tropas a la zona fronteriza donde se desarrollan los combates.

En un escueto comunicado leído en las cadenas de radio y televisión hondureñas se informó que el jefe de las Fuerzas Armadas, general Humberto Regalado Hernández, "en cumplimiento con sus deberes constitucionales", ordenó a la fuerza aérea atacar núcleos de tropas sandinistas internadas en territorio hondureño. "De igual manera se instruyó a las fuerzas terrestres para que refuercen su dispositivo en la zona y coadyuven al desalojo de los invasores", agrega el comunicado oficial.Las emisoras hondureñas de radio informaron ayer que, en las últimas horas, las tropas de Honduras y Nicaragua habían librado fuertes combates en el departamento de El Paraíso, situado en la frontera entre los dos países. Un portavoz del Departamento de Estado norteamericano admitió que helicópteros estadounidenses habían enviado tropas hondureñas cerca de la frontera nicaragüense pero precisó que ningún norteamericano interviene en los combates y que todos los soldados de EE UU tienen la orden de mantenerse a una distancia de 30 kilómetros del campo de batalla.

Estados Unidos cuenta con una gran flota de helicópteros en sus bases de Honduras. La presencia casi permanente de soldados nicaragüenses en la zona fronteriza de los dos países, a la que la Prensa tiene prohibido el acceso desde los primeros enfrentamientos entre los ejércitos de los dos países ha sido denunciada por los campesinos de la región desde hace meses.

La situación de la zona es conflictiva. Por una parte, Managua no quiere reconocer la violación territorial, mientras que el Gobierno hondureño tiene dificultades para explicar las incursiones sandinistas para destruir bases de la contra, cuya existencia en su territorio niega.

Neutral

El presidente hondureño, José Azcona, había declarado recientemente que si Estados Unidos invadiese Nicaragua, "Honduras permanecería neutral, pero no condenaría la acción".

Por otra parte, Nicaragua propuso ayer a Honduras que el secretario general de las Naciones Unidas, Javier Pérez de Cuellar, envíe una comisión de inspección a la frontera entre ambos países, para evitar un agravamiento de las tensiones militares en la zona. Esta propuesta se dio a conocer antes de que desde Tegucigalpa se recibieran esta tarde informes sobre el ataque hondureño. Media hora después de conocerse la noticia de los bombardeos, en la sección de relaciones públicas y exteriores del Ministerio de Defensa no fue posible contactar con ningún responsable para conocer la reacción sandinista sobre esta acción del Ejército de Honduras.

La iniciativa sandinista de que la ONU envíe una comisión, está contenida en una nueva nota de protesta dirigida por la cancillería nicaragüense a la hondureña, según confirmaron ayer fuentes oficiales en esta capital.

El canciller nicaragüense, Miguel d'Escoto, dice en la nota enviada a su homólogo hondureño, Carlos López Contreras, que la comisión estaría integrada con participación del Grupo de Contadora (México, Colombia, Venezuela y Panamá). Esta comisión cumpliría con el objetivo de determinar las causas de las tensiones en la frontera común, así como dictar las recomendaciones que haya que tomar para prevenir un agravamiento de la situación.

Otro factor de tensión lo constituyen las denuncias sandinistas de que soldados norteamericanos se encuentran en terrItorio hondureño, a sólo 15 kilómetros de la frontera con Nicaragua, armados de cañones de 105 y 106 milímetros.

La nota diplomática nicaragüense, con fecha del 6 de diciembre, conocida ayer tarde, responde a una nota de protesta de Honduras por medio de la cual se acusó a las tropas sandinistas de atacar en la mañana del 5 de diciembre poblados civiles hondureños. En la nota, D'Escoto rechaza "categóricamente" las "acusaciones e imputaciones" de la cancillería hondureña.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 8 de diciembre de 1986

Más información

  • El Gobierno de Tegucigalpa ha recibido ayuda de Estados Unidos para el transporte de soldados