Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CADENA DE DETENCIONES EN CLÍNICAS PRIVADAS ABORTISTAS

En libertad los acusados de una interrupción ilegal en Valencia

El gerente, dos administrativos, un médico y dos ayudantes sanitarios de la clínica que tiene en Valencia el colectivo Acuario, del que forma parte el ginecólogo Pere Enguix, fueron detenidos en la tarde de ayer por presuntas prácticas abortivas. La orden partió del Juzgado de Instrucción número 8 de Valencia, del que es titular el magistado Adrián Varillas. Los seis detenidos quedaron en libertad sin fianza a las 22.10, después de prestar declaración.La detención fue consecuencia de unas diligencias previas incoadas el pasado miércoles en dicho juzgado como consecuencia de un sumario abierto a raíz de la muerte, el pasado día 14, de una joven soltera de 19 años, a la que se le había practicado un aborto. Al parecer, la joven sufrió, ya en su domicilio, una hemorragia a consecuencia de la cual tuvo un mareo y cayó al suelo, golpeándose mortalmente la cabeza.

El magistrado no quiso revelar el nombre de la fallecida, así como tampoco el de los seis detenidos -tres mujeres y tres horribres- todos ellos de edades comprendidas entre los 30 y 35 años. Los detenidos, con excepción del gerente, Antonio Alonso Alcaide, tampoco quisieron facilitar sus nombres. El juez ha declarado secretas las actuaciones por un período de un mes.

El ginecólogo Pere Enguix, alma mater de este equipo y procesado hace tres años tras autoinculparse de la práctica de unos 2.000 abortos, no se encuentra entre los detenidos ni se hallaba en la clínica en el momento de la detención.

Los archivos del centro sanitario, situado en el número 9 de la calle del Doctor Manuel Candela, han sido precintados y hoy .serán objeto de un minucioso registro. Un expediente clínico, que no es el de lajoven fallecida, está en poder del juzgado.

Las diligencias por presunto delito de aborto fueron incoadas después de que prestaran declaración, el pasado miércoles, familiares y amigos de la joven fallecida. Presumiblemente de esas declaraciones se dedujo que la operación de interrupción del embarazo que causó indirectamente su muerte fue practicada en dicho centro.

Las detenciones se produjeron a las cinco de la tarde, hora en que es abierta la clínica habitualmente. Tres inspectores de policía, el médico forense de guardia y el secretario del Juzgado se personaron en el lugar y fueron preguntando a las personas que llegaban si eran trabajadores del centro. Al contestar afirmativamente, se les comunicó que quedaban detenidos y, sin ser esposados, fueron trasladados en un coche policial al Juzgado, en donde se les tomó declaración en presencia de su abogado, Virgillo Latorre.

Todos ellos declararon que la clínica se dedica a distintas ramas médicas, sin especial dedicación a la ginecología. También negaron ante el juez haber practicado abortos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 21 de noviembre de 1986

Más información

  • La joven a la que se practicó la operación falleció en su domicilio poco después