Dos atentados simultáneos en 1980 dieron a conocer al grupo

Un artefacto compuesto por 200 gramos de Goma 2 hizo explosión a las 3.15 del 25 de julio de 1980 en las oficinas de Fuerzas Eléctricas de Cataluña, SA (FECSA), situadas en la calle de Mallorca, en Barcelona. A la misma hora, otro artefacto de parecidas características estalló en Callella de Mar (Barcelona). Ese mismo día, un comunicante anómino asumió, en llamadas telefónicas a diversos medios de comunicación, la autoría de ambas acciones en nombre de la organización terrorista catalana Terra Lliure. Fue el primer contacto con la opinión pública.Sin embargo, Terra Lliure había comenzado a gestarse a finales de 1978. Diversos grupos aislados, entre los que se encontraba el Partit Socialista d'Alliberament Nacional Provisional (PSANp), constituyeron el Comité Catalá contra la Constitució Espanyola como un primer paso hacia la articulación del independentismo revolucionario en los Països Catalans. La creación de una organización militar fue el segundo paso, decidido ante el convencimiento de que el denominado Ejército Popular Catalán (Epoca) no iba a consolidarse como grupo armado, pese a su supuesta participación en los atentados contra Joaquín Viola y José María Bultó.

Más información
Los principales dirigentes históricos de Terra Lliure han abandonado la organización terrorista

Extraparlamentarios

A partir de 1979, Terra Lliure otorgó su representación política al movimiento Independentistes dels Paísos Catalans (IPC), nacido de la fusión del PSANp y el grupo de la Cataluña francesa OSAN. Actualmente, esta relación se ha quebrado y es el Moviment de Defensa de la Terra (MDT) el que agrupa a los sectores más próximos a Terra Lliure y quiere actuar como un Herri Batasuna catalán. Anteriormente al nacimiento de IPC, los sectores independentistas más activos se agrupaban en el PSAN, que surgió en 1969 de una escisión del Front Nacional de Catalunya (FNC).En paralelo a las sucesivas crisis de estos partidos, se ha producido un cierto auge del independentismo entre sectores juveniles, que se han agrupado en la plataforma cívicopolítica Crida a la Solidaritat, que ha alcanzado notoriedad por la espectacularidad de sus acciones, sobre todo en la reivindicación lingüística.

Ninguno de los partidos que han incluido en sus postulados la reclamación de la independencia ha sobrepasado el mínino del 3% de los votos emitidos que la legislación electoral exige para obtener representación parlamentaria. De los partidos con representación parlamentaria o municipal, sólo Esquerra Republicana y la Entesa dels Nacíonalistes d'Esquerra mantienen que Cataluña, como toda nación, tiene derecho a la independencia, pese a que eluden pronunciarse sobre si éste es su objetivo.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS