Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA CAMPAÑA DE LAS ELECCIONES VASCAS

Enfrentamientos entre padres de alumnos de un colegio público y de una 'ikastola' en Bilbao

Padres de alumnos del colegio San Francisco Javier y de la ikastola (escuela, en lengua vasca) Intxixu, del barrio bilbaíno de San Ignacio, mantuvieron ayer un largo enfrentamiento callejero, al oponerse los primeros a la ocupación de cuatro aulas cedidas a la ikastola por el Ayuntamiento, propietario del inmueble. Los padres llegaron a la agresión física hasta que la Ertzantza (policía autonómica) consiguió la entrada de los niños de la ikastola en las aulas.

MÁS INFORMACIÓN

Los partidos políticos deploraron ayer los incidentes y cruzaron acusaciones sobre la responsabilidad de los mismos.Alrededor de cien padres de alumnos del colegio público formaron desde primera hora de la mañana una barrera en la puerta del colegio para impedir la entrada de alumnos de la ikastola. La policía vasca ocupaba el interior del colegio desde el pasado lunes, cuando desalojó a los padres que iniciaron un encierro al comienzo del curso para impedirla utilización de las aulas por los alumnos de la ikastola. La Policía Nacional, desplegada cerca del colegio, no intervino porque no existió motivo, según el Gobierno Civil.

A las diez de la mañana, cuando alumnos y profesores de la ikastola se dirigieron hacia el colegio, les fue impedida la entrada por los padres de alumnos del colegio. Se produjeron insultos y los dos grupos llegaron al intercambio de golpes. El incidente provocó la intervención de la Ertzantza, que disparó munición de fogueo. Tras media hora de enfrentamientos, los padres de la ikastola, con ayuda de los policías, formaron un cordón que permitió el paso de los alumnos, entre gritos de apoyo a la escuela pública vasca. En las cercanías del colegio pudieron ser vistos varios dirigentes del Partido Socialista de Euskadi (PSE-PSOE).

Los enfrentamientos verbales continuaron a lo largo del día coincidiendo con la entrada y salida de los alumnos de la ikastola. Las alusiones al conflicto se mezclaron con acusaciones mutuas de "ultras" o "terroristas". Niñas y niños de la ikastola fueron motejados de "zorras" o "rojos" por escolares del otro centro. Los responsables de Intxixu difundieron un comunicado llamando "a la inmensa mayoría de padres del colegio" a la negociación.

Los padres de Intxixu mostraron su indignación por unas declaraciones de la dirigente socialista Ana Ariz, según la cual el Gobierno vasco defiende los intereses de la escuela privada y está interesado en "potenciar ciudadanos que luego gritan Gora ETA". Un portavoz del Partido Nacionalista Vasco (PNV) acusó al PSOE de desfachatez por "defender en la campaña electoral el consenso y haber apoyado el enfrentamiento". El PNV calificó de "desastre lamentable" el suceso.

Por su parte, HB acusó al PSOE de "preparar y asesorar" el enfrentamiento para "torpedear la euskaldunización". Euskadiko Ezkerra criticó al Ejecutivo autónomo por no haber integrado a la ikastola en la red pública. Eusko Alkartasuna pidió que no se instrumentalicen ideológicamente problemas derivados de la utilización de los recursos y rechazó el uso de la escuela para oponer a dos comunidades. El CDS y Coalición Popular coincidieron en deplorar la utilización electoral del conflicto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 18 de noviembre de 1986

Más información

  • Las fuerzas políticas se acusan recíprocamente de los incidentes