Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Aviso a los estudiantes

Siempre hay que agradecer el interés y hasta la pasión que pueda manifestarse hacia un poeta tan significativo como Manuel Altolaguirre. Mi enhorabuena por ello al firmante de la carta que publicó EL PAÍS el pasado 9 de septiembre. Pero, al margen de algunas erratas de imprenta que señala y que ya habían sio advertidas y serán enmendadas en la próxima edición de mi libro Poesía española. Siglo XX (y no del siglo XX), quisiera precisar otros extremos de mayor interés que podrían desorientar no sólo a los estudiosos del poeta malagueño, sino a los interesados por la poesía española contemporánea. Por ello dejo a un lado detalles como la publicación de la revista Ambos (habría bastado con ver la página 110) o la edición de Poesía, de 1930-1931, en París, etcétera, para referirme tan sólo a lo que me parece más sustancioso:

a) La revista Caballo Verde para la Poesía fue fundada -es decir, inspirada y orientada- por Pablo Neruda. Él mismo le dio tan curioso título. Y así lo señala el poeta chileno en sus Memorias. Neruda habla siempre de "mi revista" (Memorias, página 164), y alude a Altolaguirre como alguien que "tenía una imprenta y vocación de imprentero" (página 168). Neruda figuraba también como director.

b) Las islas invitadas fue publicado en 1926, aunque el poeta añadiera en el título "otros poemas", y su libro fue creciendo, contra lo que opine el comunicante, progresivamente. Margarita Smerdou Altolaguirre (Las islas invitadas, Castalia, 1973), dice textualmente: "Así sucede con Las islas invitadas, publicado por vez primera en 1926 (imprenta Sur), reeditado con nuevos poemas en 1936 (imprenta de M. Altolaguirre, Madrid) y en 1944 (Poemas de las islas invitadas, México, Litoral)" (página 39).

c) Su Antología de la poesía romántica española, según el propio señor Zavala reconoce, alcanzó tres ediciones en la colección Austral. Ello quiere decir, a ojos imparciales, "ampliamente divulgada", como escribí. El que ahora no esté en las librerías es ya otra cuestión.

Algo más podría decirse sobre la actitud descalificadora, reducida ésta a las 31 líneas dedicadas al poeta M. Altolaguirre. Ha necesitado más de 90 de su estimado periódico para concluir que se había desvirtuado "la brevísima cronología de su vida y de sus obras". Confío en haber demostrado lo contrario. Poesía española. Siglo XX es un panorama general, y espero que, con toda modestia, pueda servir a cuantos se interesan por la poesía española. Lamentablemente, menos de los que ésta merece.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 22 de septiembre de 1986