Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El montaje de Nuria Espert en Londres de 'La casa de Bernarda Alba' recibe una calurosa acogida

Las localidades de las próximas tres semanas ya están agotadas

Nuria Espert al frente de la dirección y Glenda Jackson como primera actriz presentaron el montaje de La casa de Bernarda Alba, de Federico García Lorca, el lunes por la noche en el Lyric Theatre Hammersmith de Londres, recibiendo una calurosa acogida por parte del público -no especializado- que acudió. Tanto esta representación como las que se celebrarán hasta el día 8, fecha oficial del estreno, corresponden a las actuaciones previas, que es costumbre celebrar en Londres, a modo de ensayos generales con un descuento en el precio habitual de las entradas. En este momento las localidades de las próximas tres semanas ya se encuentran vendidas.

Una vez finalizada la representación el público ovacionó a todo este elenco de mujeres (la obra de García Lorca sólo tiene personajes femeninos) y el telón tuvo que ser levantado en varias ocasiones, hecho que los británicos consideran insólito en las actuaciones previas.Para Nuria Espert, esta es su primera experiencia como responsable máxima de la puesta en escena de un montaje.

Su estado de ánimo desde que aceptara este trabajo, en septiembre del pasado año, hasta hoy ha atravesado fases muy distintas: "Me he sentido desde contenta y relajada hasta aterrorizada, he tenido períodos de mucha concentración para pasar a sentirme perdida y desesperada, sin saber por dónde podía encontrar la salida. Tuve momentos de pánico. Ello ocurrió hasta que llegué aquí, ya que fue todo más fácil al comenzar a trabajar, aunque apareció la tensión de encontrarme ante unas personalidades muy fuertes encima del escenario", dice Nuria Espert.

Junto con Glenda Jackson en el papel de Bernarda comparten el reparto Joan Plowright, esposa de Laurence Olivier; Patricia Hayes, prestigiosa actriz británica; Julie Legrand, de la Royal Shakespeare Company; Devorah Findlay, estrella de la BBC; Amanda Rooth, del National Theatre; Cloe Salaman, y Gillian Hannah, conocida actriz con compañía propia desde hace 15 años.

La escenografía es de Ezio Frigerio, habitual colaborador de Giorgio Strelher y el Piccolo Teatro de Milán, y el vestuario de Franca, Scuarzapino.

Nuria Espert, que siguió el acontecimiento sentada en un palco, terminó más pendiente de las reacciones del público que de lo que iba sucediendo encima del escenario. "Tuve el valor de sentarme entre el público y se me iba la mirada a los espectadores. Esta mañana me he despertado ligerísima, como si pesara 20 kilos menos", decía ayer Nuria Espert.

Las relaciones entre Nuria Espert y. Glenda Jackson parecen atravesar un inmejorable momento. "Si antes la admiraba por actriz" comenta Nuria Espert de Glenda Jackson, "ahora me parece uno de los seres humanos más impresionantes que he conocido. Su confianza hacia mí ha hecho que yo sintiera seguridad.

Me ha hecho el trabajo más fácil". La obra ha quedado, en opinión de su directora, "muy violenta, trágica, apasionada y muy española".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 3 de septiembre de 1986