Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Atilano Rodríguez,

vecino de Sotrondio (Asturias), comparte su vivienda con un águila imperial que pasea libremente por su piso desde que, hace unos días, el animal decidió introducirse en la casa por una ventana. El vecino, que alimenta con carne de gallina al animal en espera de que el Gobierno del Principado de Asturias se haga cargo del mismo, bautizó a su visitante con el nombre de Covadonga y asegura haberle tomado tanto cariño que sentirá tener que deshacerse de él.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 19 de agosto de 1986