Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Galicia conmemora hoy el 50º aniversario de su primer estatuto de autonomía

Santiago de Compostela

La comunidad autónoma gallega conmemora hoy el cincuentenario del estatuto de autonomía conocido como Estatuto de 1936, año en que, hace hoy medio siglo, fue aprobado en referéndum. A los actos, convocados por el Parlamento gallego, se sumaron la Xunta, las instituciones y los ayuntamientos que participaron en su elaboración.

Está previsto que a los actos conmemorativos del cincuentenario del Estatuto de 1936 asistan las primeras autoridades gallegas, alcaldes o representantes de los municipios, diputados y 34 personalidades que tomaron parte aquellos años en la elaboración y aprobación del estatuto. Destaca la presencia de Bibiano Fernández Osorio-Tafal, quien presidió la asamblea regional de municipios celebrada en Santiago del 17 al 19 de diciembre de 1932, en la que se aprobó el proyecto de autonomía, y fue además presidente del Comíté Central de Autonomía, órgano encargado de realizar todos los trámites. Junto con Daniel Castelao y Alexandre Bóveda, Bibiano Fernández fue uno de los principales protagonistas e impulsores del Estatuto gallego.El Parlamento autonómico ha editado con este motivo 5.000 carteles conmemorativos, en los que se recoge el utilizado en la campaña del referéndum del 28 de junio de 1936. Hoy distribuirá 1.000 folletos sobre aquel proceso estatutario.

Para las 12 de la mañana está convocado un pleno extraordinario de la Cámara gallega, que aprobará una declaración institucional. Media hora más tarde, en la facultad de Medicina -lugar donde se celebró la mencionada asamblea de municipios de 1932-, se reunirán todos los representantes de las instituciones y las personalidades invitadas.

Elaboración

El proyecto definitivo de estatuto fue redactado y aprobado por la asamblea regional de municipios, que se reunió en Santiago de Compostela. Fue elaborado, prácticamente en su totalidad, por Alexandre Bóveda, posteriormente fusilado por los franquistas. El triunfo de la derecha y las elecciones del 19 de diciembre de 1933 supusieron de hecho el aplazamiento del referéndum hastajunio de 1936.Se ha discutido mucho sobre la existencia o no de fraude electoral en este plebiscito. El decreto que lo regulaba establecía la necesidad de que los sufragios afirmativos alcanzasen los dos tercios del total del censo: 895.423 de 1.343.135 electores gallegos censados entonces. Era prácticamente imposible que fuese aprobado, teniendo en cuenta las dificultades para votar y la emigración.

No obstante, el escrutinio arrojó, de los 1.000.963 votos válidos, 993.351 afirmativos, 6.161 negativos y 1.451 en blanco. Les sobraron a los promotores del Estatuto gallego 97.928 votos afirmativos.

El proyecto de autonomía fue apoyado por todas las fuerzas políticas del Frente Popular, por obligación expresa del pacto electoral y, además, por el Partido de Centro, que contaba en Galicia con un importante peso político. Las derechas propugnaban la abstención. La razón la explica así Emilio González López, entonces diputado y ahora profesor de la universidad de Nueva York: "Calvo Sotelo era a la vez, como jefe de Renovación Española, el candidato del movimiento que se preparaba contra la República, y no le convenía presentar batalla pública en Galicia en un problema como el Estatuto, que creía secundario".

Tres días antes del golpe de Estado del 18 de julio, el comité central de la autonomía de Galicia, presidido por Bibiano Fernández Osorio-Tafal, entregó el proyecto de Estatuto al presidente de las Cortes. El día 17 fue recibido por el presidente de la República, Manuel Azaña. Tuvo que esperar a la reunión de las Cortes en Montserrat, el 1 de febrero de 1938, para tomar estado parlamentario. S In embargo, no fue discutido ni sometido a aprobación, pero sirvió, al menos, para que en la Constitución española de 1978 Galicia fuese considerada como nacionalidad histórica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 28 de junio de 1986

Más información

  • El texto fue aprobado en referéndum