La Administración autoriza amortizaciones anticipadas de deuda exterior por valor de 700 millones de dólares

La Comisión Interministerial de Financiación Exterior (Cifex) ha dado su autorización a todas las empresas españolas que lo habían solicitado para que realicen amortizaciones anticipadas de deuda externa por un valor superior a los 700 millones de dólares en los próximos tres meses. Estas autorizaciones se corresponden con el total solicitado y son muy inferiores a las llevadas a cabo en el segundo trimestre de este año. La Administración considera que no habrá problemas de control monetario en el verano, por el colchón de coeficientes y porque el Tesoro podría realizar nuevas emisiones internas para amortizar préstamos exteriores.

El volumen de operaciones de amortización anticipada de deuda externa prevista para el mes de julio alcanza los 320 millones de pesetas, cifra que desciende a algo menos de 200 millones en agosto y, se sitúa en 260 millones de dólares previstos para septiembre. La amortización ordinaria de préstamos exteriores prevista para julio es de 260 millones de dólares. Estas cifras contrastan con los 1.000 millones de dólares amortizados con antelación en el pasado mes de abril o con los autorizados para el mes actual, que suman casi 700 millones de dólares.La Administración propició desde principios de año que las empresas privadas españolas de volvieran una parte de sus créditos exteriores, cambiándolos por financiación en pesetas, como forma de drenar la liquidez del sistema financiero provocada por las fuertes entradas de divisas. Los cálculos de la Administración son que, con esta política, se ha producido una variación de endeudamiento neto en términos reales de 3.600 millones de dólares en lo que va transcurrido de año. Pero el proceso de sustitución de la deuda exterior más cara se ha agotado ya en buena parte, y el diferencial de intereses entre pesetas y el resto de monedas, unido al convencimiento de que la peseta no sufrirá una devaluación, parece que justifica que las empresas privadas ya no tengan tanto interés en cambiar su endeudamiento.

Los meses de verano son propicios a fuertes entradas de divisas como consecuencia de la importante afluencia de divisas. Ello podría provocar excesos de liquidez en el sistema que dificultaran el control monetario. En medios del Ministerio de Economía se considera que el fuerte tirón que están teniendo las importaciones amortiguará en parte este efecto y que, además, dada la situación prestadora del Banco de España a las entidades de crédito existe un colchón de resistencia muy importante. Se podrían reducir los coeficientes de control monetario en tres puntos sin que hubiera desbordamiento de las magnitudes monetarias.

Hasta julio no se tomará ninguna decisión en este sentido, aunque lo más probable es que la rebaja de coeficientes se retrase algo, por lo menos hasta que no se conozcan los resultados de la subasta de obligaciones del Estado a largo plazo.

En este sentido, se señala que la deuda exterior a corto plazo del Tesoro se cifra en 950 millones de dólares -de los que 500 están respaldados por una línea a largo plazo- y que se podría reducir una parte sustancial de la misma con emisiones en el mercado español que, al tener como objetivo el control monetario mediante la esterilización de las divisas, no produciría un estrangulamiento de la cantidad de dinero disponible para financiar a las empresas y las familias.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 13 de junio de 1986.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterBECAS VERANO

Lo más visto en...

Top 50