Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Enfrentamiento entre policía y público por la suspensión de un concierto de 'rock' por orden gubernativa

Unas 400 personas, en su mayoría jóvenes, se congregaron a las once de la noche de ayer en la calle del Gasómetro, frente a la puerta de entrada del campo del Gas, en Madrid, en actitud de protesta por la suspensión de un concierto de rock hasta que varias dotaciones policiales les ordenaron despejar la calle. Algunos de estos jóvenes lanzaron insultos y piedras contra la policía desde la ronda de Toledo, donde volcaron varios contenedores de basuras, tras lo que la policía cargó contra ellos. A las dos de la madrugada se reprodujeron los altercados en la calle de Velarde y en la plaza del Dos de Mayo. Los promotores del espectáculo manifestaron que no encuentran otra explicación de la suspensión que una "intencionalidad política".

El concierto, a cargo del grupo vasco Kortatu y los madrileños TDK y Comando MM, "Ilevaba mucho tiempo anunciado", dice Emilio Sainz, promotor del festival. "El permiso lo solicitamos por escrito el pasado día 4, miércoles, y la funcionaria que nos atendió nos lo concedió verbalmente, como es habitual. El viernes hablamos con el comisario de Arganzuela y todo marchaba bien. Y ocho horas antes del con cierto llegan dos policías al campo del Gas con la prohibición".El texto de la notificación, firmada por el comisario de Arganzuela y fechada ayer, dice que la no autorización ha sido comunicada "en el día de hoy" por "el Negociado de Espectáculos de la Jefatura Superior de Policía, según comunica el Excmo. Sr. De legado del Gobierno en la Comunidad de Madrid".

Nadie nos ha explicado por qué se nos ha revocado el permiso", dice Saniz.

Fuentes oficiales, del Delegado del Gobierno manifestaron a este periódico que "la razón de la no autorización se basa en que desde hace dos años no se autorizan festivales en ese lugar dado que las instalaciones no reúnen suficientes medidas de seguridad".

Sainz replica que su solicitud iba avalada por la Sociedad General de Autores y la empresa propietaria del campo del Gas.

Juan Regueiro, representante de la empresa del campo del Gas, con la que Borobia y Sainz firmaron el contrato para el festival, dijo anoche que "no es cierto que el campo, no reúna condiciones, ni ninguna autoridad gubernativa ha comunicado tal cosa a nuestra empresa". Reguerio precisó que si, en estos últimos años no se han celebrado otros conciertos es "porque nadie lo ha pedido".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 8 de junio de 1986

Más información

  • Los promotores del espectáculo ven "intencionalidad política" en la prohibición