Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenida una familia que vendía droga por la ventana de su domicilio

Tres personas tenían en su casa un puesto de venta de droga, especialmente heroína, que vendían directamente a los consumidores desde la ventana de su domicilio, situado en una primera planta de la calle de Pedro Tezano, en el distrito de Tetuán, según informó ayer la Jefatura Superior de Policía. Medio centenar de personas acudía diariamente al despacho para aprovisionarse de estupefacientes.Tras denunciar los vecinos de la zona lo que ocurría en la vivienda, la policía estableció un servicio de vigilancia, en tomo al domicilio y comprobó que una media cercana al medio centenar de personas, de edades comprendidas entre los 18 y 25 años, acudían a diario ante una ventana, situada a ras del suelo, que da a un callejón. Los clientes realizaban un rápido intercambio de dinero por papelinas o talegos que les eran entregados desde el interior de la vivienda.

Con un mandamiento judicial se registró el domicilio y se detuvo como presuntos responsables de la venta de estupefacientes a los hermanos Luis María Monzón Fernández, de 26 años, y Anselmo, de 30 años. Junto a ellos fue arrestada también Emilia Pérez Torrecilla, de 29 años, esposa de Anselmo.

Mientras los funcionarios inspeccionaban el piso, en presencia de testigos y del secretario del juzgado de guardia, se presentaron a comprar heroína ante la ventana varios compradores. La policía tomó declaración a 23 personas, supuestos consumidores de drogas, que luego quedaron en libertad.

La policía encontró en la vienda siete gramos de caballo, distribuido en papelinas para su venta, aparatos de procedencia ilegal, diversas joyas, 148.100 pesetas y una balanza de precisión. Los detenidos aseguraron en comisaría que compraban la heroína a otros traficantes y que la utilizaban tanto para la venta como para el consumo.

Anselmo Monzón tiene ocho antecedentes, los dos últimos por robo con fuerza. Su hermano estuvo detenido en una ocasión a causa de hurto y tenía pendiente una orden judicial de busca y captura.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 31 de mayo de 1986

Más información

  • Medio centenar de personas acudía a diario a la casa