Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Abandona el país el estudiante expulsado que permanecía oculto en Alicante

El estudiante libio Abderramán Ben Hamida, alumno de la facultad de Filología de la universidad de Alicante, fue expulsado de España ayer por la mañana en un vuelo con destino a Tánger (Marruecos), después de que se presentara acompañado por sus abogados en una comisaría de Alicante. Abderramán Ben Hamida, más conocido por Abdul, permanecía oculto desde que el pasado 11 de mayo el Gobierno español decretara su expulsión junto con otros 11 libios a quienes el Gobierno acusó de realizar actividades contrarias a la seguridad del Estado.Los abogados de Abderramán Ben Hamida, apoyados por estudiantes y profesores de la universidad de Alicante, presentaron un recurso contra la orden de expulsión ante la Audiencia Nacional. Una semana después, la Audiencia comunicó, no obstante, su intención de no paralizar la orden de expulsión que pesaba sobre Ben Hanúda.

Por otra parte, el viernes se desplazaron a Madrid representantes de la universidad de Alicante, encabezados por su vicedecano, Pablo Roser, para entrevistarse con el subsecretario del Ministerio del Interior, Rafael Vera, con el fin de conocer las pruebas que pesan contra el estudiante libio Abderramán Ben Hamida, desaparecido hace unos 20 días tras conocer su expulsión.

Rafael Vera explicó a los estudiantes que, aunque tenía pruebas contundentes de que su compañero de estudios se encontraba involucrado en- asuntos terroristas desarrollados tanto en España como en Europa, no podía darlas a conocer, ya que, de hacerlo, obstaculizaría los trabajos polilciales. Las negativa a dar a conocer las pruebas fue el mismo procedimiento que utilizó la Audiencia Nacional en una carta remitida a los abogados donde trataba de justificar las razones por las que se negó a paralizar la orden de expulsión dictada contra Ben Hamida.

El estudiante, que fue entrevistado por este, periódico el 8 de mayo en su refugio de Levante, se declaró inocente de las implicaciones en actividades terroristas en las que se basaba su expulsión.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 18 de mayo de 1986