Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CRISIS EN LAS RELACIONES ESPAÑA-LIBIA

Libia niega tener implicaciones con la ultraderecha española

Libia ha negado categóricamente haber mantenido algún tipo de diálogo con fuerzas de la ultraderecha española, según informó ayer la agecia oficial de aquel país, Jana. Este mentís fue comunicado al embajador de España en Libia, Ricardo Peidró, convocado ayer, martes, a la Oficina Popular (ministerio) de Asuntos Exteriores, según informa France Presse. Trípoli considera las expulsiones de diplomáticos libios en España como "un alineamiento total con los países de la Comunidad Europea tras la agresión norteamericana en contra de Libia".Por otra parte, el ex canciller de Austria Bruno Kreisky dijo ayer a Efe: "El coronel libio Muammar el Gaddafi me ha negado que esté implicado en actividades de la extrema derecha española y está dispuesto a aclararlo en cualquier momento con algún representante español". Kreisky, que se encuentra de vacaciones en su casa de la costa de Blanes, afirmó sentirse sorprendido de que "el Gobierno español haya acusado a Libia de estar detrás de ese intento de golpe. Y más", añadió el ex canciller, "desde la entrevista que mantuvieron en Mallorca el presidente Felipe González y Gaddafi, donde ambos se mostraron de acuerdo en mantener la paz en el Mediterráneo".

El ataque norteamericano, "que se produjo, según dijeron, a raíz de las supuestas implicaciones libias en las acciones terroristas de Viena y Roma, hecho del que nunca hubo pruebas, hoy ya no sirve", agregó, "porque la Administración de Estados Unidos tiene información en su poder que demuestra que Gaddafi no estaba detrás de esos atentados", añadió Kreisky.

Estados Unidos, en opinión de Kreisky, "lo único que buscaba era castigar a Gaddafi, y por ello llevó a cabo una acción de guerra que ha traído consigo la muerte de muchos niños, de población civil, y que en la Europa democrática haya un sentimiento de disgusto por no haber sido consultados los países europeos implicados".

El ex canciller austriaco señaló: "La experiencia nos ha enseñado que repeler el terror con terror nunca ha tenido éxito".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 14 de mayo de 1986