Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Londres cree que la actitud de la URSS hacia Occidente no ha cambiado con Gorbachov

El Reino Unido considera que las actitudes y comportamientos soviéticos con relación a Occidente han sufrido pocos cambios fundamentales a pesar del acceso al poder en Moscú de Mijail Gorbachov. Al mismo tiempo, el Reino Unido cree que 1985 ha supuesto una reivindicación de la política defendida por la Alianza Atlántica, que patrocina una defensa que baste a disuadir cualquier agresión, juntamente con una mejora real y duradera en las relaciones Este-Oeste.

La posición británica está recogida en un Libro Blanco de la Defensa, publicado ayer por el Gobierno y presentado a los medios de comunicación por el secretario de Estado para la Defensa (ministro), George Younger, coincidiendo con su envío a la Cámara de los Comunes. El reto que se plantea a la Alianza Atlántica no sólo es político, sino ideológico, ya que "la URSS no ha renunciado nunca a la lucha ideológica y, de hecho, ha redoblado sus esfuerzos propagandísticos, encaminados a debilitar la cohesión de Occidente, al tiempo que intenta extender su ifluencia en todo el mundo".Estas afirmaciones forman parte del, capítulo primero del Libro Blanco, que, bajo el título de El contexto estratégico, hace un análisis de las estrategias de los dos bloques. El capítulo termina afirmando que la seguridad que busca Londres "no es una seguridad a costa de la URSS". "Lo que pretendemos", añade, es buscar "un terreno común sobre el que poder construir una relación que sea beneficiosa para Este y, Oeste".

Younger, en sus palabras previas a los periodistas, manifestó que "la determinación en los esfuerzos de defensa [británicos y de la OTAN] está empezando a producir resultados". "La fuerza y la cohesión de la Alianza han sido los factores que han hecho-regresar a los soviéticos a la mesa de negociaciones, lo que significa una admisión tácita de su fracaso en su campaña de oposición al despliegue de los misiles de crucero y Pershing", dijo Younger.

Younger anunció que el presupuesto de defensa para el presente, año fiscal, 1986-1987, sería de 18.500 millones de libras (unos cuatro billones de pesetas), lo que representa una reducción en términos reales de entre un 1,3%, y un 1,4% en comparación al de 1985.

Igualmente, el gasto en las islas Malvinas será reducido sustancialmente en ese período ,concretamente, de 552 millones de libras a 192 millones (de unos 112.000 millones a unos 40.000 millones de pesetas), como consecuencia de la inauguración el pasado año de un aeropuerto en, Port Stanley, capital del archipiélago, capaz de recibir toda clase de aviones de transporte, incluidos los jumbo 747,DC-10 yTristar.

En los gastos totales de defensa, el Reino Unido ocupa el segundo lugar, inmediatamente después de Estados Unidos. España ocupa en esta tabla el octavo lugar, con 3.586 millones de dólares (unos 500.000 millones de pesetas).

En cambio, Grecia ocupa el primer lugar en el porcentaje de los gastos de defensa en relación al producto interior bruto, con un 7,1%, mientras que España se sitúa en el penúltimo, con el 2,1%. En cuanto a gastos de defensa per cápita, Estados Unidos ocupa el primer lugar, seguido de Noruega y el Reino Unido. España está en la cola de la lista, con 97 dólares, seguida por Portugal-63, y Turquía, 47.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 13 de mayo de 1986