Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los 'doce', dispuestos a replicar si EEUU pone en practica sus amenazas comerciales

Los doce apoyaron ayer unánimemente la postura de la Comisión Europea frente a las amenazas de EE UU de imponer represalias contra algunas partidas comerciales comunitarias, debido al ingreso de España y Portugal en la CE. Los ministros de Asuntos Exteriores de la Comunidad dieron un mandato a la Comisión para buscar una solución, negociada en el marco del Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio (GATT), y se mostraron dispuestos a, replicar si EE UU pone en práctica sus amenazas.

"Permanezca dura, pero dispuesta a negociar". Esta es la instrucción general que recibió la Comisión. El comisario encargado de las Relaciones Comerciales exteriores de la CE, Willy de Clercq, informó ayer a los jefes de la diplomacia de los contactos que mantuvo con la parte norteamericana en París el pasado sábado, de los que salieron pocas novedades.La CE insistió en la vía de la negociación a través del artículo 24.6 del GATT y urgió a EE UU a entrar en negociaciones "lo más rápidamente posible". Los doce lamentaron que "las autoridades norteamericanas planeen introducir medidas unilaterales contra el comercio de la CE en respuesta a algunas provisiones del Tratado de Adhesión de España y Portugal", y recuerdan que "EE UU sacará grandes provechos de esta ampliación". La Comunidad insiste en dar un enfoque global al conflicto, afirmando que EE UU compensará sus pérdidas de exportaciones agrícolas con las ganancias en el terreno industrial. Pero Estados Unidos rechaza esta postura.

El Gobierno norteamericano ha amenazado con restringir algunas importaciones comunitarias a partir del 1 de mayo, en protesta contra la aplicación de la normativa comunitaria a la importación de soja, y del 1 de julio, en protesta contra las medidas que afectan a las importaciones españolas de maíz y sorgo de EE UU.

Medidas injustificadas

La CE consideró ayer, a nivel ministerial, que esas medidas norteamericanas estarían económicamente injustificadas. Estados Unidos, según los doce, se pondría al margen de la CE y obligaría a la Comunidad a tomar medidas "equivalentes" para defender sus propios intereses. Para ello proseguirá el trabajo de preparación de posibles listas (abiertas hasta que EE UU se pronuncie definitivamente) de contrarréplicas comunitarias.

El texto aprobado ayer es un compromiso entre los partidarios de una línea más dura frente a EE UU y los más conciliatorios. España se puso plenamente de parte de la Comisión, indicaron fuentes comunitarias.

La CE y EE UU parecen, sin embargo, haber querido hacer remitir momentáneamente este conflicto ante la crisis transatlántica provocada por la intervención norteamericana en Libia y el deseo mutuo de que esta querella puntual no interfiera con la cumbre económica de los siete grandes en Tokio, los días 5 y 6 de mayo. Los ministros de Asuntos Exteriores de los doce prepararon ayer esa reunión. En estos debates, España está representada por el secretario de Estado para la CIE, Pedro Solbes, al haber tenido que regresar a Madrid el titular español, Francisco Fernández Ordóñez.

En una sala contigua, los ministros de Agricultura reanudaron la maratón para la fijación de los precios agrícolas para 1986-1987, aunque no se esperan resultados hasta que los titulares de Economía acuerden el marco de gastos para el próximo año. Carlos Romero solicitó para España el mismo régimen de aplicación de los reglamentos socioestructurales que, dado su atraso, se contempla para Portugal, pero otros países rechazaron esta sugerencia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de abril de 1986

Más información

  • La Comisión busca una solución dentro del GATT