Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Felipe González quiere respetar la "fecha simbólica" de las elecciones en el mes de octubre

El Gobierno mantiene sus planes de celebrar las elecciones legislativas en el próximo mes de octubre, pese a las presiones que algunos sectores del PSOE y de la propia Administración siguen ejerciendo para lograr que se adelanten a junio, según dijeron ayer medios de la Moncloa. "Las ventajas de agotar la legislatura superan a los inconvenientes", subrayaron estos medios. El presidente del Gobierno, Felipe González, manifestó anoche que no ha estudiado el adelanto de las elecciones legislativas. "Octubre", dijo el presidente, "es una fecha simbólica que debe respetarse".

Felipe González, que asistía a la presentación del logotipo de la Expo 92, reconoció la existencia de rumores sobre la eventualidad de que las elecciones legislativas se celebren al mismo tiempo que los comicios autonómicos de Andalucía. "Hay un clima electoral", agregó, "y ello contribuye a las especulaciones".Horas antes, el presidente del Gobierno se había reunido con los presidentes de las comunidades autónomas socialistas y los secretarios regionales de su partido, así como con los ministros de Hacienda y de Administración Territorial, Carlos Solchaga y Félix Pons, respectivamente. Ni siquiera aludió al calendario electoral, pese a la expectación y a los rumores sobre un posible adelantamiento de los comicios legislativos.

"Hemos trabajado como si los planes fuesen de total normalidad, es decir, para agotar la legislatura", dijo ayer el portavoz socialista en el Senado, Juan José Laborda, al finalizar la citada reunión en la sede nacional del PSOE. Las mismas respuestas dieron los presidentes de los Gobiernos regionales socialistas consultados por EL PAÍS, ninguno de los cuales tenía, aparentemente, la impresión de que vaya a alterarse el calendario político mediante una convocatoria de elecciones anticipadas, que debería ser hecha, en ese caso, entre los días 22 y 30 de este mismo mes.

Sin embargo, ninguna de las fuentes consultadas por este periódico desmintió que existan sectores en el Gobierno y en el PSOE favorables a la celebración de elecciones en junio. En particular, el titular de Economía y Hacienda, Carlos Solchaga, que ayer acudió a la reunión con Felipe González y los responsables autonómicos socialistas pasa por ser uno de los miembros del Gabinete que mayor empeño pusieron en una anticipación de las elecciones, dado que ello facilitaría la tarea de elaboración de los Presupuestos Generales del Estado para 1987 al equipo gubernamental entrante. A lo largo de los dos próximos meses, los distintos ministerios tendrán que hacer llegar a Hacienda sus pretensiones presupuestarias para el año próximo, de manera que un borrador de los Presupuestos Generales del Estado se encuentre ya elaborado a comienzos de julio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 11 de abril de 1986

Más información

  • Sectores de la Administración y del PSOE presionan para anticipar las legislativas a junio