Tribuna:
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Terror

En Italia se reflexiona constantemente sobre la crisis del Estado y se constata que los centros de poder actúan directamente sobre la sociedad pasando por encima de los insuficientes instrumentos estatales. La economía sumergida burla la lógica del Estado asistencial, alivia la asfixia del mercado de trabajo pero a costa de prescindir de las conquistas del movimiento obrero a lo largo de más de un siglo de lucha organizada. Desde la sublegalidad se dirige el mercado de trabajo y desde la sublegalidad se crean tramas de poder económico y político que prescinden de los filtros orgánicos de la democracia formal. La única sanción moral para tanta sublegalidad es o el éxito o el fracaso, y uno y otro dependen del ocultismo. El fracaso del poder subterráneo es que aparezca a la luz, y ahí se demuestra que la opinión pública es el único elemento, disuasor frente a ese juego complementario del poder legal y del ¡legal. El poder legal sólo arremete contra el ilegal cuando se convierte en un dato de opinión pública. Si no es así, deja hacer, deja pasar.Comprobar esta evidencia nos instala en el terror y en la inseguridad individual y colectiva. Sindona fue un gánster tolerado cuando no era pública su condición de gánster. Una vez evidenciado, Sindona se convirtió en un gánster intolerable como síntoma de un gansterismo oculto y estable. El banquero asesino ha sido liquidado cuando al parecer estaba protegido por el Estado. ¿Qué interés podía tener el Estado en proteger una prueba evidente de su complicidad o de su fracaso? Siguen sin descubrirse los pasadizos secretos que unen el poder sublegal con el poder legal. Nada se sabe sobre la cúpula política de superficie que corona la catedral sumergida de la Mafia, y aún menos sobre los valedores legales de la P-2 y todo lo que le cuelga, nacional e internacionalmente. Resulta inexplicable que un Estado moderno, tan dotado para el control de la ciudadanía, ignore desintencionadamente la existencia de poderes paralelos. Si los ignora es porque los necesita, de la misma manera que allí donde no llega la policía llega la policía paralela. O el caos organizado o el caos desorganizado. Parece ser ésta la cuestión.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS